Reestructuración

Vicentin: Bunge reemplaza a Molinos Agro en el grupo de inversores de su plan de salvataje

El gigante agrícola mundial Bunge se suma a ACA y Viterra en el consorcio de "interesados estratégicos" en quedarse con los activos de Vicentin, que está en concurso por un pasivo de u$s 1500 millones. Entra en lugar de Molinos Agro, que hace un mes se había bajado del proyecto

Bunge Argentina, la filial de la multinacional de comercio agrícola, se sumó al grupo de inversores que quiere quedarse con los activos de la concursada Vicentin. De esta forma, reemplazará a Molinos Agro, que hace un mes se había bajado del consorcio de interesados que había conformado con la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y Viterra, filial del holding suizo Glencore.

Luego de haber entrado en default, en diciembre de 2019, en febrero de 2020 Vicentin, una de las principales empresas agrícolas del país, solicitó la apertura de su concurso preventivo. Actualmente, negocia para obtener en junio las conformidades a su propuesta de pago para cancelar su pasivo, verificado en unos u$s 1500 millones. La aceptación de esa oferta por parte de sus acreedores es condición sine qua non para que los "interesados estratégicos", como los llaman en la empresa, inyecten capital y pasen a tener la mayoría accionaria de la compañía, actualmente en manos de 150 descendientes de sus fundadores.

"En el día de la fecha, Bunge Argentina confirmó su incorporación al grupo de interesados estratégicos que participan en la gestión de la resolución del proceso concursal que atraviesa Vicentin SAIC", informó la cerealera santafesina a través de un comunicado.

"Se suma de esta manera a ACA y a Viterra Argentina, que han venido trabajando en los últimos meses de maneara coordinada conjuntamente con Vicentin en la propuesta concursal que, recientemente, ha alcanzado la mayoría de las conformidades personales requeridas de acuerdo a lo establecido por la ley", agregó.

"La incorporación de Bunge, una compañía centenaria de gran prestigio mundial, con un origen de profundo arraigo nacional, fortalece de manera significativa la construcción de una nueva Vicentin, que, una vez sorteadas las dificultades financieras de público conocimiento, recupere su protagonismo como un actor prepronderante de la agroindustria nacional", continuó.

"Este trascendente anuncio, sin dudas, brinda a todos los participantes del proceso concursal una cuota adicional de confianza y ratifica que las acciones que se han ejecutado hasta el momento en pos de alcanzar una solución que alivie de manera considerable la situación de todos los acreedores han sido acertadas y se ajustan a un proyecto sustentable que permitirá mantener la operatividad de al compañía y sus fuentes de trabajo", celebró.

Luego de la reciente prórroga por tres meses que le otorgó el juez de Reconquista que lleva su concurso, Fabián Lorenzini, Vicentin tiene tiempo hasta junio para reestructurar su pasivo, con una propuesta que, entre pagos en efectivo y cuotas, implica quitas de hasta el 70%, en dólares. Esta semana, informó que ya alcanzó las conformidades de la mayoría de sus acreedores granarios, equivalentes al 51% de las personas físicas y jurídicas a las que les debe dinero. Le falta alcanzar la otra conformidad que establece la ley concursal: dos tercios del capital adeudado. Para eso, todavía negocia con bancos privados, en especial, del exterior. Con el Banco Nación, cuya acreencia (cercana a los u$s 300 millones) es privilegiada, mantiene una gestión al margen de esta reestructuración. Lo propio ocurre con la AFIP y otros pasivos con organismos estatales.

"Por último cabe mencionar que estos avances se han logrado en un contexto nacional e internacional, extremadamente complejo y desafiante que no puede soslayarse y que le agregan aún más valor al esfuerzo de todos aquellos que se han comprometido para ser parte de una solución que se encuentra cada vez mas cerca de cristalizarse", dijo Vicentin, en relación al acuerdo con Bunge. Es que el cambio de condiciones internacionales para el negocio agrícola por la invasión rusa a Ucrania -y, también, el ruido que en el campo generó el Gobierno en sus intentos por contener la inflación- fueron los factores que disuadieron a Molinos Agro, brazo agrícola del grupo Perez Companc, a declinar su participación en el salvataje de Vicentin.

"Asimismo, continuamos consolidando la búsqueda de conformidades del sector financiero y somos optimistas respecto a que se van a alcanzar las aprobaciones necesarias para cumplimentar la segunda mayoría requerida en el proceso concursal que supone alcanzar el 66,66% de aceptación a la propuesta en relación al capital verificado", finalizó el comunicado de la ceralera. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios