Energía

Empresas de renovables aseguran que se pueden destrabar inversiones por más de u$s 5000 millones

El interés corporativo en nuevos proyectos verdes se reflejó en el proceso de asignación de prioridad de despacho de Cammesa, al cual se presentaron propuestas por u$s 3700 millones, con un total de potencia que triplicó el disponible en la licitación.

Las principales empresas generadoras de energías renovables tienen una capacidad de inversión pendiente por al menos u$s 5000 millones en proyectos en los que no pueden avanzar por la falta de disponibilidad de red de transmisión. Así se desprende de distintas fuentes de las principales operadoras del mercado local, que señalan que la necesidad de infraestructura en el sistema ralentiza el desarrollo de la transición energética en el país.

La Argentina comenzó el año con unos 5500 Mw de potencia instalada de energías renovables, según datos de Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), el cual no incluye las hidroeléctricas mayores a 50 Mw, lo que le permitió cubrir el año pasado el 14% del total de la demanda eléctrica del país.

Pero las distintas fuentes empresarias y las cámaras que las nuclean estiman una demanda insatisfecha que, de concretarse en condiciones ideales, permitiría duplicar la actual capacidad, lo que se traduciría en una necesidad de inversiones superior a los u$s 5000 millones.

Desde una de las empresas líderes en generación se precisó que "los proyectos en la Argentina para hacerse se pueden estimar por unos 5000 Mw mínimo en distintas tecnologías, es decir al menos duplicar la capacidad actualmente instalada".

La misma estimación se realizó desde la Cámara Eólica Argentina (CEA) y la Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader), que vienen alertando hace años sobre las limitaciones de transmisión como principal condicionante para el desarrollo de la industria.

La cifra se deprende del promedio estimado de u$s 1 millón por Mw instalado, ya que se estima que el costo de la tecnología eólica es de u$s 1,3 millones por Mw, y en el caso más económico de la solar fotovoltaica es de u$s 0,7 millones también por Mw.

Esas mismas empresas operan en el mercado local tanto en los contratos surgidos del descontinuado Plan Renovar como del Mercado a Término de Energías Renovables (Mater), un segmento con una regulación específica, dentro del cual se dan las operaciones de compra y venta de suministro eléctrico entre privados.

Este mecanismo que en los últimos años le dio dinamismo al sector, involucra a los Grandes Usuarios del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), con demandas de potencia iguales o mayores a 300 kW, como alternativa a las compras conjuntas de Cammesa.

Como muestra del potencial existente, Cammesa acaba de recibir 48 proyectos por unos 3700 Mw que solicitan prioridad de despacho -es decir autorización para subir la energía a generar al sistema interconectado- correspondientes al primer trimestre del año, poco más del triple de lo que ofrece la administradora para licitar en las próximas semanas.

Se trata de una cartera de proyectos por unos u$s 3700 millones, que en esta oportunidad contempla el desarrollo de 19 parques eólicos y 29 parque solares distribuidos en una docena de provincias, y como viene ocurriendo en los últimos años la oferta supera largamente la disponibilidad que se encuentra en el sistema.

La tecnología solar logró una reducción de costos que hacen muy competitivos los nuevos proyectos

La necesidad urgente de transporte también llevó a las empresas a proponer a la autoridad administradora la posibilidad de aportar obras de transporte asociadas al proyecto de generación energética.

En el caso de Genneia, la primera generadora de renovables con más de 1Gw de capacidad instalada, fue la que presentó la mayor cantidad de iniciativas por casi 800 Mw distribuidos en 12 proyectos en los distintos corredores en los que se integra el sistema.

Así, Genneia presentó en tecnología solar los parques Retamito y Tocota III (San Juan), San Luis (San Luis), Anchoris III y San Rafel I y II, Los Molles (Mendoza) , en tanto que en eólica los parques Pomona III (Río Negro), Coiron I (Neuquén), Huacalito II (La Pampa), Vidal y Los Patrios (Buenos Aires).

En el caso de YPF Luz -que lidera la operatoria en el Mater- se presentó con una cartera de 252Mw. En Olavarría, provincia de Buenos Aires presentó dos proyectos eólicos por 199 Mw, en una zona cercana a la demanda con muy buen factor de capacidad como lo viene demostrando Los Teros.

En Mendoza presentó 100 Mw para el proyecto El Quemado, que se sumarían a los 100MW ya adjudicados, para darle escala a un proyecto que ya tiene en su pipeline. En tanto que en Córdoba ofertó por 62MW que se suman a los 38 ya adjudicados para Levalle I.

MSU Green Energy presentó tres nuevas solicitudes de prioridad de despacho para sus proyectos de generación de energía solar. Uno de ellos, PS MSU San Martín, ubicado en la provincia de Catamarca es el más grande presentado en esta ronda, con una capacidad de generación de 300 Mw.

A su vez, MSU también ofertó dos proyectos más de 100 MW de potencia cada uno. El primero de ellos ubicado en Andalgalá, en Catamarca, y el otro en Tupungato, Mendoza. Los tres proyectos demandarán una inversión de u$s 500 millones, generarán empleo para 200 personas a lo largo de su construcción y podrán entrar en operación a fines de 2025.

Las empresas aseguran que el sector, superadas las limitaciones de transporte, tiene el potencial de un rápido desarrollo al contar con financiamiento verde ampliamente disponible en el mundo, y encontrar una importante demanda del sector corporativo, no sólo por responsabilidad ambiental sino también por necesidad comercial.

En el primero de los casos, a nivel internacional hay una necesidad por financiar a baja tasa proyectos verdes en línea con los objetivos y compromisos de transición energética que se impusieron países, empresas y la misma banca privada, fondos de inversión y de desarrollo que pueden fondear los proyectos en Argentina.

Desde la demanda de renovables, más allá de los consumidores, hay una visión extendida en las empresas sobre la necesidad de hacer sustentable sus actividades de manera de cumplir con estándares verdes que se empiezan a imponer como barreras paraarancelarias en distintos países y bloques comerciales, que de no cumplirse puede excluirlas de los mercados externos.

Temas relacionados
Más noticias de energías renovables
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.