Palabra de CEO

KPMG y los negocios en la era Milei: "La iniciativa ahora es del sector privado; hay que asumir ese riesgo"

Néstor García, presidente y CEO de KPMG Argentina, analiza el nuevo escenario para las empresas con el Gobierno de Javier Milei. "Hay expectativa de cambio pero, también, mucha ansiedad". Explica por qué este año será clave para dar señales al mundo. "No hay reunión en la que no me pregunten por la Argentina", asegura

A fines del año pasado, KPMG, uno de los cuatro gigantes globales de servicios profesionales empresarios, develó su CEO Outlook 2023. En el relevamiento, participaron 1300 líderes de las firmas más grandes del mundo, todas con ingresos por encima de los u$s 500 millones anuales; un tercio de ellas, por arriba de los u$s 10.000 millones. La geopolítica y la incertidumbre política se habían convertido en el principal riesgo que percibían los número uno, dos preocupaciones que ni siquiera habían figurado entre las primeras cinco de la edición 2022. En lo estrictamente del negocio, los desafíos son el aumento de las expectativas en términos de ESG y la adopción de IA generativa.

"La Argentina no está exenta a este escenario mundial. A los temas que surgen de la encuesta, hay que agregarle la incertidumbre", observó en ese momento Néstor García, presidente y CEO de KPMG en el país. "Más allá de eso, el empresariado local siempre se caracterizó por continuar con sus planes de desarrollo con vistas al mediano y largo plazo", agregó.

¿Sigue siendo así? ¿O la incertidumbre creció tras el cambio de gobierno y eso llevó a que hoy mande la urgencia del corto plazo?

Está sumado. Todos los CEO estamos con los cambios de la inteligencia artificial. Si no, te quedás afuera del mercado, del mundo, de todo. Y, también, con todo lo que es ESG. Las agendas están marcadas global y localmente con esos temas. Sumados a las prioridades locales, en las que hay que trabajar día a día. Es cierto que, en los mercados, hay incertidumbre global: guerras, recesión en algunos países... También tiene sus complicaciones. Acá, tenemos el tema de la inflación, que complica mucho más que en otros países. O los diferentes tipos de cambio.

¿Hay expectativa de que eso cambie?

La expectativa de cambio está. Creo que el país está frente a una gran oportunidad de cambio. Pero toda expectativa de cambio muy importante lleva su tiempo. No será de un día para el otro. El cambio que se quiere hacer es muy grande, muy fuerte. Abarca a muchos sectores de la economía.

¿Paolo Rocca la ve? Del año récord de Tenaris a su análisis del gobierno de Javier Milei

¿Se está generando de nuevo un clima de negocios?

El clima de negocios acompaña al clima general del país. La expectativa positiva está. Estamos en un tiempo de transición, viendo cómo el nuevo gobierno va tomando definiciones para enfrentar la difícil situación en la que está el país. Esto tiende a estabilizar las principales variables. La principal es bajar la inflación. Pero también es muy importante unificar el tipo de cambio. Hoy, estamos en transición hacia esa normalidad para poder llegar a una inflación de un dígito mensual. Se habló de un 3% mensual. Sería un logro muy importante. Aunque, anualizada, seguiría siendo alta.

¿Qué las inflaciones de diciembre y enero, si bien todavía altas, hayan estado por debajo de las proyecciones fue una buena señal?

Sí. Se esperaban inflaciones mayores por la desregulación de los precios. Que haya sido de 20% el mes pasado, para mí, fue algo muy bueno. Veremos si, en dos meses más, llegamos a una inflación del 10% o 12%. Sería un gran logro. Veremos cómo será la dinámica. Lo más importante es que, si llega a un rango del 10% al 14%, se ve un cambio de tendencia. Siempre, con inflación alta. Pero con cambio de tendencia. Eso es importante.

¿Por qué?

Las expectativas son importantes. Si uno ve que va hacia algo bueno, aunque sepa que, en ese momento, no la está pasando bien, la expectativa hace que se sienta mucho más confortable. La expectativa es mucho más importante. Por eso, que la inflación de enero haya sido en 20% y siga bajando, es muy bueno.

¿A qué le prestó más atención en estos dos meses: el índice de inflación, el achicamiento de la brecha, los datos fiscales o la recomposición de reservas?

Le doy atención a todo eso. Los negocios necesitan estabilidad macroeconómica para poder planificar a futuro. Si las variables van bajando, se van alineando, uno va teniendo más expectativas. Son tendencias que hay que ratificar: no es algo de uno o dos meses. Pero son buenos síntomas que uno va viendo.

"Las expectativas son importantes. Si uno ve que va hacia algo bueno, aunque sepa que, en ese momento, no la está pasando bien, la expectativa hace que se sienta mucho más confortable. La expectativa es mucho más importante. Por eso, que la inflación de enero haya sido en 20% y siga bajando, es muy bueno".

Dijo que la expectativa es importante "si uno ve que va hacia algo bueno". ¿Qué esperan las empresas?

Según los sectores, se tiene la misma expectativa hacia los cambios que se vienen, que están orientados a la liberación de las trabas que hay en la economía. Eso es positivo. Es muy importante que se eliminen trabas para el comercio. Nuestra experiencia indica que, en la medida que la Argentina controle la inflación y la inestabilidad cambiaria, se recompondrá la confianza de los inversores y las empresas volverán a reactivar planes de mediano y largo plazo.

¿En qué sectores?

Hay sectores con escala internacional, que tienen otra dinámica. En el energético, Vaca Muerta ya está reconocida. La minería, agroindustria, Economía del Conocimiento... Con una economía más abierta y desregulada, tienden a tener una reacción mucho más rápida. Otras actividades, con el tiempo, se irán reactivando. Es importante esta transición. Llevará un tiempo.

¿Cuánto? Se habla de que algunos inversores se pusieron como plazo 12 meses para tomar una decisión.

Es un plazo razonable. Pero no me gusta encorsetarme en meses. Me gusta más ver tendencias. El Gobierno tiene más de dos meses. Es muy poco tiempo. Para mitad de año, tendremos una idea más clara si se consolida la tendencia a la baja. A la convertibilidad, recordemos, le llevó dos años terminar con la inflación. La ansiedad es mucha. Uno ve que hay grandes expectativas de cambio, acompañada por muchos sectores de la sociedad, y hubo varios lineamientos hacia eso. Entonces, la ansiedad es muy alta.

¿Levantar el cepo será un hito, un punto de inflexión que destrabe la inversión?

Son las expectativas que le interesan al mercado. Todo lo que sea liberar la economía va a ser bien recibido y se van a promover inversiones. Cada uno de esos hitos hace ver que uno va hacia un camino esperanzador: si, al final del día, se unifica el tipo de cambio, se libera el cepo, baja la inflación, se abre más al mercado exterior, se estabiliza la macro o baja el riesgo país. Fijate que, de las Leliq, casi ni se habla hoy en día. Cada tema que uno ve que avanza para bien, para la liberación de la economía, será bien recibido y, seguramente, promoverá inversiones.

¿Cuáles son las señales que, todavía, son de atención?

Esa gran oportunidad de cambio que tiene el país también depende de que todos los actores intervengan para que se concrete. Cada uno, con sus diferencias, obviamente. Que los actores se alineen sería fundamental. Tal vez, muchos estén viendo lo que está sucediendo e irán tomando ciertas determinaciones. También, sería bueno que se consolide el equilibrio fiscal. Es un punto de partida muy importante y que cascadea en otras determinaciones.

¿La Argentina volvió al mapa de inversiones?

En cualquier reunión, te hablan de la Argentina: qué va a hacer, qué no va a hacer... En las reuniones globales de la firma en las que participé están todos a la expectativa de qué políticas se van a determinar; a dónde va el país. Somos optimistas: hay recursos físicos y humanos para recuperarnos, crecer y tener desarrollo sustentable, sin tantos ups & downs. Pero, para eso, hay que controlar los problemas macro. Este año es fundamental para dar señales al mundo de los cambios hacia la estabilidad.

¿Por qué?

Porque mucho están viendo qué va a pasar. Estamos otra vez en una etapa de transición. Los inversores están viendo los movimientos que están sucediendo. Si la ley ómnibus era aprobada o hasta dónde se pueden profundizar las medidas que quiere implementar el Gobierno. Estamos a dos meses y monedas; es muy poco tiempo. Hay que dejar andar un poquito más.

"En cualquier reunión, te hablan de la Argentina: qué va a hacer, qué no va a hacer, a dónde va el país... Somos optimistas: hay recursos físicos y humanos para recuperarnos, crecer y tener desarrollo sustentable, sin tantos ups & downs. Pero, para eso, hay que controlar los problemas macro. Este año es fundamental para dar señales al mundo de los cambios hacia la estabilidad".

¿Hay M&A en gateras?

Eso vendrá un poco más a futuro. Justamente, con la llegada de inversiones. Todavía no las estamos viendo. Nosotros, como firma, hoy en día estamos más centrados en todo lo que son procesos de transformación. De las reformas estructurales que necesita el país. Tenemos mucho para aportar tanto para el sector privado como para el público en esa área. Somos una red mundial que siempre está disponible para construir con nuevos puestos de trabajo y modernización.

¿En qué tipo de inversiones avanzarán las empresas?

Es importante que las empresas se transformen. Más que nada, hoy en día: cuando estén dadas las condiciones para crecer y recuperar mercado, es fundamental que estén ágiles y transformadas. Ahora, la iniciativa, o una gran parte, la tiene el sector privado. Hay que aceptar ese desafío y ese riesgo.

¿Cuál será el foco de KPMG en 2024?

Los desafíos de management relacionados con la atención al cliente son tan grandes y cambiantes que es imposible enfrentarlos solos. Tenemos que consolidar nuestros proyectos de auditoría; también, de impuestos. Hay un fuerte protagonismo en todo lo que es desarrollo de ciberseguridad. Todo lo que es transformación en el área de impuestos. También, mucho en tercerización de payroll y contabilidad impositiva. O todo lo relacionado con ESG. Es creciente la demanda de eso.

¿Tomará más profesionales?

Seguiremos haciendo contrataciones. Hoy, estamos en cerca de 1500 personas. Venimos creciendo año a año. Ya dejamos de ser un estudio de contadores. Hay ingenieros de todo tipo, actuarios, abogados, economistas... Estamos sumando mucho en las áreas de tecnología. Es fundamental: Auditoría, Impuestos y Consultoría requiere alta tecnología. Nos transformamos mucho.

¿Crecerá en exportación de servicios?

La exportación de servicios se abrió el año pasado. Ese departamento viene creciendo. Lo seguirá haciendo.

"Es importante que las empresas se transformen. Más que nada, hoy en día: cuando estén dadas las condiciones para crecer y recuperar mercado, es fundamental que estén ágiles y transformadas. Ahora, la iniciativa, o una gran parte, la tiene el sector privado. Hay que aceptar ese desafío y ese riesgo".

Un core histórico de la firma es Impuestos: ¿esperan que haya reforma tributaria?

Más temprano que tarde hará una reestructuración de impuestos en la Argentina. Es esperado por las empresas. Nosotros estamos preparados para trabajar y colaborar en todo lo que sea necesario. Hay muchos temas impositivos y laborales que modificar y que llevarán a ser una sociedad más moderna. Todo, en pos de crear más fuentes de trabajo. Cualquier baja de impuestos siempre se transfiere en nuevas inversiones. Cuando se es más competitivo, se invierte más. Es una rueda que empieza a girar de forma positiva. Bajan los impuestos; al tener más actividad, hay más recaudación fiscal por ese incremento. Eso colabora para que haya más empleo.

Temas relacionados
Más noticias de Palabra de CEO

Las más leídas de Negocios

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.