AlianzaExclusivo Members

Este rockstar se mete en el negocio del aceite de oliva, de la mano de una empresa que invertirá millones

El reconocido músico se asoció con la empresa mendocina Laur, considerada la mejor olivícola del mundo, para lanzar dos propias etiquetas. Su proyecto

En esta noticia

Javier Calamaro incursiona en el negocio de aceites de oliva de la mano de la empresa mendocina Laur, que en 2022 se consagró como la mejor olivícola del mundo por segundo año consecutivo y en los próximos meses invertirá más de $ 21 millones (u$s 100.000) para multiplicar por 10 su producción, enfocada al mercado local y de exportación.

A diferencia de otros famosos que se metieron en el mundo del vino con el lanzamiento de líneas propias, este rockstar optó por la olivicultura y ya tiene a la venta las etiquetas de aceite de oliva y aceto balsámico 'Calamaro Aceite de oliva Virgen Extra Premium' y 'Calamaro Aceto balsámico Premium', elaboradas por Laur, dueña también de la marca Acetaia Millán, que produce el único aceto balsámico argentino fabricado con la fórmula original de la ciudad italiana de Módena.

Los dueños de las pizzerías Kentucky se unen con la productora de Yankelevich en un nuevo restaurante

Resurge una famosa cadena de heladerías que estuvo a punto de desaparecer: este año duplicará sus locales

De esa manera, el músico se suma a la lista de personalidades que ya cuentan con sus propios aceites de oliva y acetos balsámicos, fabricados por esta misma empresa, como el caso del guitarrista y líder de los Pericos, Juan Alfredo 'Juanchi' Baleirón, y el cantante Carlos Alberto 'Nito Mestre'.

La apuesta por este segmento de productos se apalanca en el boom de consumo en un contexto en el que la Argentina se posiciona como uno de los principales jugadores a nivel global. En 2021 (último dato disponible), la producción local alcanzó las 37.900 toneladas, una suba del 19,9% respecto a 2020, según un informe de IES Consultores. A futuro, se espera que la tendencia continúe con la expansión de la 'cultura gourmet'.

"Así como a muchos les entusiasma hacer vino en Mendoza, no vengo de una familia que consuma esta bebida, pero sí de una con una fuerte cultura gastronómica. El aceite de oliva siempre fue fundamental en mi casa. Por eso, producir hoy el propio aceite y aceto es más que una marca en una etiqueta", comentó Calamaro en la presentación.

Javier Calamaro y Gabriel Guardia, enólogo y maestro acetero de Laur y Acetaia Millán, en la presentación de los productos.

Dónde y a qué precio se consiguen el aceite de oliva y el aceto balsámico de Javier Calamaro

El plan incluye la comercialización tanto a nivel nacional como en el mercado internacional. "Recién estamos desarrollándolos, por lo que actualmente no se encuentran en el exterior. Pero identificamos la oportunidad de exportar a Uruguay y los Estados Unidos, puntualmente a Nueva York", le explicó Calamaro a El Cronista. En paralelo, están en tratativas para que los productos lleguen a los 23 aeropuertos que gestiona Aeropuertos Argentina 2000. 

Por ahora, se encuentran a la venta en el sitio web Calamaro Gourmet, que redirige al marketplace de Mercado Libre y Ligier. En el primero, se consiguen cajas de seis botellas de aceite a $ 23.500 y packs también de seis unidades de aceto a $ 9500. En tanto, en la página de la vinoteca cuesta $ 3168 la botella de aceite y $ 1320 la de aceto. En los próximos días, se sumarán puntos de venta.

Según explicaron desde Laur, las botellas que están a la venta constan de una primera partida de 5000 unidades de cada producto (el aceite viene en envases de medio litro y el aceto en 250 centímetros cúbicos). La intención es aumentar la producción en función de la demanda.

Las botellas de aceite y aceto de Javier Calamaro se venderán en la Argentina y destinos de exportación.

A diferencia de otros casos, donde se lanzaron ediciones limitados, la apuesta busca la permanencia en la disponibilidad. "Es un proyecto que estamos gestando para que esté en el mercado de forma constante. La idea es agregar más variedad tanto de aceites (con distintos varietales) como de los acetos y otras delicatessen", adelantó Calamaro.

El aceto balsámico proviene del varietal Ugni Blanc, de fincas de Valle de Uco, con añejamiento de un año. El mismo músico precisó las características de las elaboraciones. A su criterio, el aceto es "cremoso, noble y saludable".

En el caso del aceite, es un blend de la variedad de oliva Arauco y Arbequina, producido en Altos Limpios, en la localidad mendocina de Lavalle. Entra en la categoría de 'ultra premium' y es "completamente natural, sin conservantes y de la más alta calidad".

La idea es agregar más variedad tanto de aceites como de acetos y otras delicatessen.

El rockero y ahora empresario tiene un programa de televisión "La Cocina de los Calamaro", que se transmite por el canal El Nueve los domingos al mediodía, el puntapié de este nuevo proyecto. Pensando a futuro, tiene la idea de ampliar el emprendimiento y dejárselo como legado a su familia. 

"La música la tendré toda la vida como mi pasión personal. En un momento, solo será mi hobby. Y lo mismo la cocina en la televisión, que tiene fecha de caducidad. Este proyecto no se queda solo en mí, sino que inicia hoy y espero que lo sigan mis hijos y los hijos de mis hijos", expresó.

Laur invierte millones para hacer más aceite de oliva

La inversión de Laur prevista para lo que resta de 2023 estará destinada a aumentar la elaboración para el mercado doméstico y de exportación, a través de la plantación de 100 hectáreas de olivos en el predio donde está ubicada su sede en Cruz de Piedra, en el departamento de Maipú, a 25 kilómetros de la capital de Mendoza.

Hoy, Laur produce más de 600 toneladas de aceite de oliva al año -cerca de 1 millón de botellas- en Cruz de Piedra.

Esta superficie de olivares se sumará a las 10 hectáreas que ya tiene la compañía y que el año pasado generaron una producción de 100 kilos de aceituna por planta. Para fabricar sus productos, la empresa se abastece también de productores de la zona, que es uno de los principales centros de cultivo del país, junto con La Rioja, Catamarca y San Juan.

Hoy, Laur produce más de 600 toneladas de aceite de oliva al año -cerca de 1 millón de botellas- incluyendo todas sus marcas: Clásico Extra Virgen Orgánico, Blend de Terroir Cruz de Piedra Orgánico, Blend de Terroir Altos Limpios, Blend de Terroir Medrano, Gran Mendoza Premium, Contraviento y Gran Laur.

Además de botellas, comercializa aceite de oliva en los formatos de lata y bag in box. También vende aceitunas y conservas, entre otros alimentos. En Mendoza, se puede visitar la finca de olivares como parte de una experiencia turística que ofrece.

Laur quiere ampliar sus exportaciones y desembarcar en nuevos mercados, como Chile, Brasil y los Estados Unidos.

Al margen del territorio nacional, la compañía tiene presencia en mercados extranjeros. Ya exporta a Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile, Costa Rica, Panamá, Isla Guadalupe (en el Caribe), los Estados Unidos, Canadá, Alemania, Suiza, China y Japón.

Laur fue fundada en 1889 por Don Francisco Laur, francés oriundo de la región sur de Loire. En 1880, el inmigrante se instaló en Cruz de Piedra y erigió el negocio que persiste luego de 134 años. La firma fue pionera en la implantación de olivos y la elaboración de aceite de oliva virgen extra en Mendoza.

Desde 2012, pertenece a la familia mendocina Millán, que también es dueña de Átomo Supermercados, con más de 120 sucursales; las bodegas Mosquita Muerta Wines, Los Toneles, Fuego Blanco y Abrasado; la destilería Casa Tapaus y el frigorífico Carnes Millán. En ese momento, José Millán, propietario del grupo, apostó a tener la mejor fábrica de aceite de oliva de la Argentina.

Temas relacionados
Noticias de tu interés