Inicio de clasesExclusivo Members

Colegios privados esperan que la morosidad suba al 50% y haya migración a escuelas más baratas

El año pasado, la morosidad fue del 35%. Los padres buscan mantener a sus hijos en colegios privados. Pero, por la suba de las cuotas, cambian a escuelas más económicas por el mayor porcentaje de subvención estatal. Las entidades lanzan planes de pago y facilidades para retenerlos

Los colegios privados esperan que, este año, la morosidad suba del 35% que registraron en 2023 a un 50% en el comienzo de las clases, y que se acelere la migración de estudiantes a escuelas más baratas, lo que les recuerda al complejo contexto que atravesaron en la pandemia, de acuerdo a las proyecciones de entidades educativas del sector. 

En línea con la ayuda que el Gobierno prepara -Javier Milei habló de un 'voucher'-, para contener la crítica situación financiera de los padres y evitar la fuga de alumnos, los establecimientos privados ya ofrecen facilidades, como pago diferido con planes de financiación y descuento por varios hijos, aun en condiciones desfavorables para las entidades por el defasaje entre los ingresos y los costos debido, a la inflación y las paritarias docentes.

"La morosidad terminó el año pasado con un número alto. Nunca pudimos reponernos del pico de la cuarentena, cuando los colegios estuvieron cerrados un año y medio. Desde entonces, no pudimos volver a los niveles de la prepandemia", explicó Martín Zurita, titular de la Asociación de Institutos de Educación Privada (Aiepba), asociación que nuclea a 2300 institutos privados donde estudian 1,3 millones de alumnos. Según Aiepba, la morosidad cerró al 20% en 2023 y en la pandemia rondó entre 35% y 50%.

"Todavía no vemos un éxodo masivo a las escuelas estatales. Las familias están haciendo un esfuerzo grande para mantener a los hijos en la educación privada. Pero sí se observa un traspaso de las escuelas con las cuotas más altas a las de valores intermedios y un movimiento de institutos con aranceles medios a los que tienen 100% de subvención", describió Zurita, y agregó que la situación será más notoria en marzo, cuando termine la matriculación. 

El año escolar arrancará con un 30% de aumento en los aranceles, incremento que se fijó en noviembre, previo al cambio de Gobierno y la devaluación de diciembre. Según Zurita, las cuotas del marzo no se tocarán y habrá una actualización recién en abril. Todavía no está definido el porcentaje, las instituciones arrancarán las negociaciones en los próximos días.

Las cuotas del marzo mantendrán el aumento previsto en noviembre y habrá una actualización recién en abril.

Los aumentos ponen presión al bolsillo, especialmente, a los padres que mandan a sus hijos a establecimientos con subvención estatal, los más accesibles dentro del universo de la educación privada de la Argentina. La cuota arrancará en marzo en $ 10.412 en niveles iniciales y primarias que reciben un 100% de aporte y llegará a $ 47.057 en los casos donde la contribución del Estado es del 40%. En secundaria, el rango va de $ 11.476 a $ 61.147.

Los datos se desprenden de la Dirección General de Cultura y Educación y corresponden a los aranceles de enseñanza curricular mensual de escuelas que cobran 10 cuotas por año. Hay algunas que, en la previa del ciclo lectivo, incorporaron el pago de una cuota en enero como una forma de sostener los costos y aumentar los ingresos.

Son alrededor de 9000 los institutos privados con subsidios en el país, entre jardines, primarias y secundarias. Emplean a 10.000 docentes y a sus aulas asisten más de 1,3 millones de niños y adolescentes. Representan el 70% de los colegios privados de la Argentina. La Provincia de Buenos Aires concentra la mayoría, con 4300

Las escuelas prevén incrementar los aranceles en los próximos meses al ritmo de la inflación.

La morosidad también empieza a darse en institutos privados que no reciben aporte estatal y que definen ellos mismos los incrementos, sin la autorización de municipios ni provincias. En esos casos, las clases empezarán con más de un 50% de aumento en la cuota.

Aunque la semana pasada el Gobierno confirmó la continuidad del beneficio impositivo -la eximición del pago de contribuciones patronales-para evitar un aumento mayor en las cuotas, las escuelas prevén incrementar los aranceles en los próximos meses al ritmo de la inflación.

De acuerdo a un relevamiento de Aiepba, y como publicó El Cronista, hay más de 200 colegios en riesgo de cierre. De ellos, el 45% en 2023 no pudo trasladar la totalidad de los últimos aumentos salariales a las familias, ya que, argumentaron, no podían soportar estos incrementos. En ese contexto, el 85% no pudo hacer inversiones que tenía previstas.

Temas relacionados
Más noticias de Colegios privados
Noticias de tu interés