SEGÚN UN INFORME PRIVADO, SE REVIERTE UNA TENDENCIA SOSTENIDA DESDE 2003

Por primera vez en 10 años, se cierran en el país más empresas de las que se abren

La desaceleración de la economía y la caída de la rentabilidad provocaron que solamente el año pasado desaparezcan 174 compañías en el país

La tasa de natalidad y mortalidad sirve para llevar el control del desarrollo demográfico de un país, reflejando si su población está envejeciendo o si es una nación joven. Si se utiliza la misma tasa pero se la aplica a las empresas, lo que se obtiene es un número que, de alguna manera, refleja las perspectivas económicas que el sector privado tiene y, además, la salud de la economía.
Desde que los Kirchner ocupan en Sillón de Rivadavia, la tasa de natalidad de las compañías era superior a la de mortalidad. Sin embargo, la retracción de la economía durante el año pasado fue lo suficientemente importante como para dar vuelta esta tendencia de los últimos 10 años.


Según el trabajo Argentina, situación actual y perspectiva de la consultora del economista Orlando Ferreres, durante 2012 en la Argentina nacieron 55.934 compañías. Pero, como sucede en todos los aspectos de la vida, la contracara fue una mortalidad empresaria que fue superior, porque se cerraron 56.108 compañías. Es decir, la mortandad superó en 174 casos a los nacimientos.


El trabajo fue presentado por la consultora durante la última reunión de la Fundación Mediterránea y el IERAL que se llevó a cabo en Córdoba. Y, al desagregar el stock de empresas que conforman el entramado de la economía se refleja que, por primera vez en 10 años cae la cantidad de compañías que tienen entre 1 y 5 años, pasando de 127.859 a 120.260 en 2012. Lo mismo sucede con las organizaciones que tienen entre cuatro y cinco años, que caen de 71.648 a 15.598.


Para Fausto Spotorno, economista en jefe de Orlando Ferreres y Asociados, esta situación se generó por la caída de la actividad, lo que hizo que también se reduzca la rentabilidad de las empresas. En diálogo con El Cronista, el economista agregó que las empresas jóvenes necesitan flexibilidad para poder operar y empezar a lograr la subsistencia, no resisten cualquier tipo de ambiente.


Por su parte, Dante Sica, titular de la consultora abeceb.com, consideró que se debe analizar de qué tipo y tamaño de compañías estamos hablando, pero, de todos modos, aseguró que parte de la explicación se encuentra en que durante el 2012 se desaceleró mucho la economía.


En línea con el trabajo de Ferreres, el ex Secretario de Industria dijo que la sensación es que el nivel de rentabilidad de las empresas tiende a ser bajo, pero no hay que olvidarse que fue un año en donde se pasó de un crecimiento estimado de 6% a uno de 1,9 por ciento.


De hecho, en el informe de la consultora se explica que en 2012 la industria evidenció una contracción luego de dos años de subas y de haber recuperado el nivel de producción previo a la contracción del 2009.
Según el trabajo, la cara contraria son las empresas que superan los seis años desde su nacimiento ya que parecen haber encontrado la madurez necesaria para poder pasar un proceso de baja rentabilidad. El informe señala que en 2011 había 113.093 compañías y en 2012 más de 126.362. Lo mismo sucede con las organizaciones de más de 10 años, aunque se entiende que este tipo de empresas pueden llegar a tener mayores espaldas para soportar un proceso de baja rentabilidad.

Tags relacionados
Noticias del día