Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Macri aprovecha las estaciones del subte para desplegar un ‘shopping’ bajo tierra

Entregará en concesión locales en las líneas A, B, D y E. Se abrirán comercios de gastronomía, lotería, moda, lencería, celulares, electrónica, joyería, relojería, cerrajerías, drugstores, cafeterías y venta de colchones y sommiers

Macri aprovecha las estaciones del subte para desplegar un ‘shopping’ bajo tierra

En línea con la idea de modernizar el servicio de subterráneos en la Ciudad de Buenos Aires desde que se hizo cargo del sistema el año anterior, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, dio otro paso el martes para construir su propio shopping bajo tierra.
A través de una resolución publicada ese día en el Boletín Oficial llamó a una subasta pública para adjudicar 15 locales comerciales ubicados en estaciones centrales de cuatro líneas de la red. En septiembre pasado ya había subastado otros ocho espacios comerciales.
Según la resolución, la Ciudad adjudicará permisos precarios de uso en los locales por los próximos dos años a través de la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase).
En la subasta, que se realizará el próximo 30 de enero, se parte de un monto base total de $49.300, sobre el que se establecerá el canon mensual. El gobierno porteño tiene la facultad de alquilar espacios y locales en las estaciones desde que en diciembre de 2012 se aprobó la ley 4.472 que traspasó el servicio a la Ciudad. Antes, este negocio pertenecía a la empresa Metronec, que al igual que la concesionaria del servicio de subte Metrovías, ambas pertenecen al Grupo Roggio.
Los 15 locales están ubicados en los recorridos de las líneas A, B, D y E, y se emplazarán en estaciones centrales como Lima, Plaza Miserere, Plaza Italia, Leandro N. Alem, Tribunales, Bolívar, José Hernández y Pueyrredón. La mayoría de los espacios comerciales ronda los 10 metros cuadrados de superficie, pero también hay dos muy pequeños de un metro cuadrado y otros dos grandes que rondan los 50 metros cuadrados.
La resolución consigna además que los locales sujetos a subastar deberán ser explotados “única y exclusivamente para algunos de los rubros que se indican” y que identifica como comercios de gastronomía, lotería, moda, lencería, celulares, electrónica, joyería, relojería, cerrajerías, drugstores, cafeterías y hasta venta de colchones y sommiers.
El gobierno porteño había lanzado en septiembre la primera subasta para explotar comercialmente durante dos años ocho locales ubicados en estaciones de las líneas A, C, D y E. En esa oportunidad, todos los recintos estaban destinados a actividades gastronómicas.
Desde Sbase explicaron a El Cronista que la decisión de convocar a una subasta se debe a que es un mecanismo “abierto al público y transparente”.
También sostienen que la iniciativa del gobierno porteño va en línea con un plan general de modernizar el subte. Ese camino lo emprendió el año anterior con la renovación de la flota de vagones en la línea A. En ese sentido, el viernes anterior lanzó una licitación para renovar los pisos de andenes y pasillos en las estaciones Medrano, Malabia, Ángel Gallardo y Dorrego de la línea B. El presupuesto oficial para esta obra es de $ 6 millones.
La política de transporte, en especial la del subte, es una de las columnas sobre las que Macri piensa montar su campaña presidencial de 2015.
En medio de los recambios, el jefe de gobierno porteño también apura los pasos para que en marzo se modifique la tarifa del subte que trepará hasta
$ 4.50. Sería el segundo aumento en cuatro meses, ya que la gestión PRO subió el boleto de $ 2.50 a $ 3.50 en noviembre. En esa dirección, convocó una Audiencia Pública el 7 de febrero para cumplir con los pasos legales antes de ejecutar el incremento en marzo. Este es un mero paso formal ya que la audiencia no es vinculante.