Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los ‘trapitos’ facturan más de $ 40.000 por día en la Costa

Mar del Plata es la ciudad más rentable para los cuidacoches. Una ONG acusa a barras de Boca, River, Vélez y Huracán de adueñarse del negocio durante la temporada

El verano es para muchos sinónimo de descanso y relajación, aunque para otros es el momento justo para mejorar sus finanzas. Se sabe, hoteleros, gastronómicos, agencias de turismo y operadores de los balnearios, entre varios otros, aprovechan la oportunidad para sumar ingresos.


Pero hay un sector económico –por llamarlo de algún modo– que al finalizar la temporada habrá sumado más beneficios que cualquiera de los sectores anteriores. Son los llamados trapitos o cuidacoches. Aquel fenómeno que nació hace ocho años en Capital Federal y que ahora explotó en la costa argentina.


De acuerdo a de la ONG Defendamos Buenos Aires, una de las primeras en ocuparse de esta problemática, el dinero que embolsan quienes se adueñan de las calles sorprende. Según sus cálculos, sólo por las noches, y por cada jornada de trabajo, llegan a reunir nada menos que $ 40.000 por permitir estacionar a los turistas. “Los precios están ya establecidos en los $ 100 y es una cifra estandarizada para toda la Costa”, afirmó Javier Miglino, presidente de la ONG, a El Cronista. “Desde que arrancó la temporada recibimos no menos de 2.000 denuncias al respecto, pero además hay denuncias realizadas en cada localidad”, explicó Miglino.


Los cálculos que circulan en los principales balnearios marcan diferencias en cuanto a la cantidad de autos que se mueven por el centro de cada ciudad, en busca de bares, restaurantes, teatros o boliches.
Mar del Plata es la que mayor caudal aporta, por lo que las posibilidades de ganancias son más grandes. Se estima que cada noche circulan unos 4.000 autos. En Pinamar, la cifra cae a la mitad, mientras que en Villa Gesell a 1.000. Si se toma como parámetro a La Feliz, se entiende lo que significa para estos grupos la temporada de vacaciones. En River, los días de recital estacionan por las calles de Núñez unos 10.000 vehículos, que pagan $ 100 cada uno. Ahora, en apenas dos días y medio pueden reunir ese dinero, sobre una temporada que tiene no menos de 20 días “fuertes”.


Siempre según la denuncia de ‘Defendamos Buenos Aires’, los trapitos también hacen su negocio durante la tarde, en momentos en que la gente va a la playa. Los costos son muy inferiores a la tarifa nocturna, y pueden llegar a los 40 pesos.


Y por si fuera poco, también cuentan con ‘extras’ como los recitales masivos y gratuitos que se llevan a cabo tanto en los balnearios como en las playas, además de los partidos de fútbol que se juegan especialmente en Mar del Plata.


“¿Quienes están detrás de todo esto? Tenemos comprobado que barras brava de Boca, River, Vélez y Huracán”, sostuvo Miglino. El titular de la ONG explicó que estas personas llegan, y en forma inmediata se apoderan de los puestos que durante el año ocupa gente del lugar. En algunos casos, directamente los expulsan, y en otros aceptan que trabajen para ellos.


Desde lo legal, en Mar del Plata no está penado el cobro del estacionamiento callejero.


En Pinamar, en cambio, se había optado por el mismo camino, aunque las protestas vecinales provocaron que se penalizara la actividad.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar