LO ASEGURÓ EL DIRECTOR REGIONAL DE RENAULT, DENIS BARBIER

La competitividad de la Argentina disminuye a través de los años

Dijo que es consecuencia del aumento del costo de la mano de obra, la inflación y por las tasas de importación. Se mostró conforme con las negociación en el Mercosur

El sector automotriz vive la dualidad de tener un mercado con una demanda creciente y un incremento exponencial de los costos de producción.


Nuestra ambición para este año es seguir el crecimiento del mercado, que es muy alto, aseguró Denis Barbier, el Director de la Región América de Renault. Tenemos una insuficiencia en la capacidad de producción por lo que invertimos en Brasil para pasar de 200.000 a 300.000 unidades, este trabajo hizo que tuviéramos que detener la fábrica en diciembre y enero. Ahora nuestros esfuerzos están en fabricar en 10 meses el volumen de 12 meses.


En una rueda de prensa el ejecutivo encargado de la región América para la marca francesa todos los países de América latina incluyendo Brasil se mostró confiado en que se resuelva de manera adecuada la nueva Política Automotriz del Mercosur (PAM). El acuerdo es muy importante para conservar el equilibrio entre los países, creemos que no vamos a tener problemas, dijo Barbier. Por su parte, Gustavo Fosco, Director de Asuntos Públicos, Comunicación y RSE en Renault agregó que desde Adefa Asociación de Fábricas de Automotores se están teniendo reuniones con su par brasileña, Anfavea, y la Argentina está pidiendo que en algunos ítems del Plan Innovar se tenga en cuenta las piezas y los procesos argentinos.


Pero mientras se decide la política regional la preocupación del ejecutivo francés se centra en los costos de producción. En general los costos de producción son altos porque la mano de obra es alta dijo Barbier.
El impacto fuerte de la mano de obra es en las autopartes, al punto que asegura que es posible encontrar repuestos en el exterior más baratos que en la Argentina, incluyendo la tasa.


Pero, los impuestos a la importación si terminan haciendo mella en los costos totales. Cuando hay un proveedor que no cubre las piezas y tenemos que importar nos encontramos con las tasas de importación que degradan la competitividad.


La Argentina empieza a tener una mano de obra elevada, los proveedores no tienen una competitividad adecuada y las restricciones a la importación del Gobierno complica la actividad; y a eso se le suma la inflación que juega en contra de la competitividad, sentenció el ejecutivo francés.


Para hacer frente a esto se refirió a que la idea de Renault es localizar la producción. Somos un actor económico del país y es importante tener piezas locales porque así nos protegemos.


Barbier dirige la operación de la automotriz francesa en mercados tan diferentes como el chileno, el argentino, el brasileño, el mexicano y el venezolano. Consultado sobre cómo se realiza la planificación para la región, el ejecutivo le dijo a El Cronista que se tiene en cuenta que los mercados en Latinoamérica pueden cambiar rápidamente, en especial en la Argentina, por eso tratamos de tener estimaciones a largo plazo que nos protejan. Nuestra idea en Argentina y Brasil es mantener la producción local y para asegurarnos es importante tener conversaciones permanentes con los gobiernos y los sindicatos, sentenció.