PLANIFICARON POR DEBAJO O POR ENCIMA DEL COSTO DE VIDA Y DE LA EVOLUCIÓN DEL DÓLAR

El tipo de cambio y la inflación obligan a las empresas a modificar sus presupuestos

Errores en cálculos macroeconómicos y una caída del negocio generan incertidumbre entre las compañías locales que esperaban atravesar un año con mejores indicadores

Al hacer un balance del año, las expectativas que tuvieron las empresas para 2016 estuvieron muy por encima de la realidad. Es más, el 55% de las firmas locales tuvo que realizar modificaciones en el presupuesto que habían proyectado para el año.

De ese total, la mitad planificó un presupuesto inferior al real, mientras que la otra mitad tuvo un "exceso" en la planificación. Las cifras corresponden a un relevamiento realizado por la consultora Hidalgo & Asociados entre más de 140 empresas de diferentes rubros y tamaños.

Los motivos fueron la diferencia con la tasa de cambio de divisas (33%); errores en cálculos inflacionarios (28%); variables no consideradas en la proyección (28%) y reducción del negocio (11%). "Sigue siendo un año de incertidumbre y turbulencia en el que las empresas debieron hacer fuertes ajustes en sus presupuestos.

Esperaban un 2016 con mejores indicadores de los actuales", explicó Manuel Rossi, CEO del Grupo Hidalgo.

Para el próximo año, el panorama es de más incertidumbre. En la gran mayoría de las empresas se suelen presentar los presupuestos anuales en noviembre pero hoy, a pocas semanas, hay bastante desconcierto por la falta de datos que permitan cerrar los números finales. "Los directores de Recursos Humanos no tienen datos sobre la inflación o sobre cuáles pueden ser los pedidos de los sindicatos. No saben si esta primavera va a durar o no. La inflación no es un tema del pasado. Confiamos en que va a ir a la baja, con un máximo de 2% mensual, pero todo depende también de si el negocio crece o no. No es que haya inflación sino también menos demanda", señaló Rossi. Aunque aseguró que en las compañías hay un ánimo de mejora para el próximo año.

Para las filiales de multinacionales un error en el presupuesto no es un tema menor ya que tiene repercusiones negativas en la confianza. "En el corto plazo, puede no afectar; pero en el mediano es difícil que las casas matrices inviertan donde hay cierta incertidumbre, donde ven que las variables son tan variables. Los que hacen los presupuesto son profesionales", destacó Rossi.

Con todo, la encuesta muestra también signos positivos para el próximo año, ya que el 41% de las empresas realizaron inversiones durante 2016. "Si bien, muchas no cumplieron con el 100% de lo planeado, se vislumbra que las inversiones finalmente se llevaron a cabo. Esto nos hablaría de una expectativa positiva para el futuro cercano", señaló el analista.

De acuerdo con el relevamiento de la consultora, durante la primera etapa del año, el 49% de las empresas mantuvo igual nivel de actividad que el año anterior, mientras que el 42% tuvo menos actividad y el 9% más.

En cuanto al empleo, el 60% mantuvo su cantidad de empleados, el 26% la redujo y el 14% la aumentó. "En relación a lo proyectado a principios de 2016 se observaron variaciones en relación a las empresas que esperaban reducciones de un 10% e incrementos de un 23% en el headcount (personal)", indicó el informe de Hidalgo & Asociados.

En tanto, el ajuste salarial promedio para el personal fuera de convenio profesionales y ejecutivos que están fuera de las negociaciones paritarias fue del 30 por ciento. A pesar de los cambios presupuestarios, la gran mayoría de las compañías consiguió mantener su política de beneficios para los empleados durante los primeros tres trimestres del año. Sólo el 8% aplicó una reducción especialmente en medicina prepaga, cobertura de cuota de estudios universitarios, préstamos y regalos al personal.

Tags relacionados

Más de Negocios

Noticias del día
La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Una de cal y una de arena había provocado en la City la regulación de la CNV que bajaba de dos días a uno el parking para poder comprar dólares en la Bolsa. Esa era la noticia positiva, que estaba arriba de todo, pero abajo de todo en la circular decía que se limitaba a un máximo de 100.000 nominales las operaciones de cable, por lo cual ninguna empresa ni persona podía comprar más de u$s 38.000 por semana a través del contado con liquidación. O sea, para mandar divisas al exterior.
Lo que provocó esta noticia fue una abrupta caída del volumen negociado en el CCL, al descender de u$s 16 millones diarios a u$s 5 millones en el AL30c, que es el ticker del Argentina Ley Local 2030. Pero también provocó una caída en la operatoria del dólar MEP, ya que el AL30D cayó de negociar u$s 30 millones a u$s 20 millones por día.
Pero la caída fuerte estuvo en el AL30C, el Argentina 2030 cable, que cayó de entre u$s 25 y u$s 30 millones diarios, con fuerte presencia oficial suministrando liquidez (el mercado cree que es el BCRA), a u$s 5 millones diarios.
El uso de los AL30, el bono referencia para el cable, colapsó por la normativa, y comenzó a migrar hacia los Globales, GD30, y eso generó el desarbitraje.
Los llamados a los brokers por parte del regulador para persuadirlos a que se limiten a operar dólar MEP y CCL asustaron también a los Alycs que no recibieron los llamados, pero por precaución se abstuvieron de negociar esos títulos. "Por coletazo tuvimos que bajar el ritmo. Nadie quiere tener al regulador en la nuca vigilándote cada segundo, con el riesgo de comerte un sumario y una suspensión por el poder que tiene", se sincera el dueño de una de las grandes sociedades de bolsa, que cambia su anonimato por sus sinceras palabras.
El rulo cablero denominan en el mercado al 2% que se podía llegar a ganar por la diferencia que llegó a haber entre las cotizaciones del dólar MEP (divisas que se compran a través de bonos en el mercado bursátil y quedan en el país) y el contado con liquidación, que siempre es más caro porque son billetes que van a parar directo a cuentas del exterior.
Este desarbitraje se dio porque la regulación sólo afectó a los bonos de ley Argentina, mientras que los globales quedaron libres.
fue utilizado por un bróker en forma masiva a través de un robot, con distintos cuits de clientes (u$s 30 les pagaba a cada uno, y ellos se hacían de u$s 760) hasta agotar el cupo de los u$s 38.000 semanales con cada uno. Dicen que se abusó de la situación entonces el conflicto estalló por los aires.
El regulador no impide que se haga, pero sí pide que no sea de manera masiva, sino sólo con unos pocos clientes, los más importantes, como si fuese una suerte de rulo VIP. Y quienes lo hagan serán monitoreados y auditados con la lupa por parte del regulador.