La energía corporal

La innovación tecnológica pasa hoy, en gran parte, por el frente energético. Un foco de las iniciativas locales se centra en la oportunidad que representa el creciente uso de la bicicleta. La meta: transferir tecnología y generar oportunidades de negocios, que van desde gadgets hasta baterías. Las claves.

Desde el principio de nuestra humanidad cada vez que nos movemos, caminamos, corremos, andamos en bicicleta o nadamos, gastamos energía pero, también, la generamos. Y el espacio más idóneo para generar y almacenar esa energía parece ser el del pedaleo. Universidades y egresados de distintas casas de estudios vienen desarrollando prototipos para guardar la energía que generamos cuando andamos en bici y, así, poder cargar celulares u otros dispositivos móviles para salir, por ejemplo, de una emergencia.
En la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Regional Bahía Blanca hay un proyecto, al igual que en la Universidad de La Punta, en San Luis. Se suman a un grupo de egresados de distintas carreras y universidades que crearon un Ecogenerador, que está compitiendo en el concurso de emprendedores Vos Lo Hacés, con el objetivo de ganar y poder iniciar una primera producción de este dispositivo.
"Ya probamos que funciona. El Ecogenerador es un dispositivo que permite generar energía cuando se pedalea. Y esa energía guardada podría cargar un celular, una tablet o cualquier aparato que posea un puerto USB", dice Matías Logascio, integrante del grupo que desarrolló este equipo, que se encuentra en fase de prototipo y sobre el que se está avanzando en lo relativo a la propiedad intelectual.
El Ecogenerador -una vez que se inicie su producción tendrá otro nombre- va al lado de la rueda, en el marco de la bicicleta, sin tocarla ni frenarla. Hoy, están estudiando en qué guardar esa energía producida por el pedaleo. Logascio indica que, con 20 minutos de pedaleo, se puede cargar el 12% de la batería de un smartphone de 6,8 Wh (watt-hora). El prototipo entrega 2,5 watts de potencia y una diferencia de potencial de 4 volts, a una velocidad de unos 20 kilómetros por hora. El dispositivo fue desarrollado, además de Logascio, por Antonio Lenizi, Agustín Rizzo e Ignacio Etchebarne, egresados de Administración de Empresas, Ingeniería industrial e Ingeniería electrónica de la UBA, el ITBA y la Ucema, respectivamente.
En Bahía Blanca, un grupo de investigadores y alumnos becarios del departamento de Ingeniería Eléctrica y del Grupo de Estudios de Energía (GESE) de la UTN de esa ciudad crearon un sistema de carga de móviles que funciona con una bicicleta fija. El objetivo es disponer de estas bicis en espacios públicos y plazas para cargar los dispositivos cuando se necesite. Avanzan en el diseño de un segundo prototipo que esperan tener finalizado en octubre próximo, que incluiría diversas mejoras.
El proyecto se diseña sobre bicicletas fijas. "El dispositivo que se había creado en el primer prototipo pasó de la base de apoyo de la bicicleta fija a la pedalera, además de haberse rediseñado la consola. Si antes se podía cargar un celular, con el nuevo dispositivo se podrá cargar una tablet o una computadora portátil", indica Eduardo Guillermo, codirector del GESE.
La bicicleta, de esas que se usan para hacer spinning, cuenta con un sistema de generación adosado a los pedales. Se trata de un mecanismo que consta de un generador de corriente continua de 24 volts y una caja de reducciones 57:1. "Conectado a su eje se encuentra un conversor CD-CD que puede operar entre los tres a los 24 volts, y posee un diseño de actualidad con componentes SMD (montaje superficial) y placa de fibra de vidrio FR4 de alta calidad", señalan desde la casa de estudios. Todo a pulmón Estos emprendimientos se ponen en marcha no solo por el pulmón con el que impulsan cada pedaleo sino por el esfuerzo que ponen sus ideólogos. En el caso del Ecogenerador, los cuatro estudiantes trabajaron durante cuatro meses a partir de la idea de cargar dispositivos con la bicicleta. Exploraron otras alternativas pero "advertimos que este modo podía ser superador", dice Logascio.
El desarrollo que se encara en la UTN Regional Bahía Blanca, en tanto, forma parte de un acuerdo con la comisión de Investigaciones Científicas (CIC) de la provincia de Buenos Aires. El conversor y el cuadro de la bicicleta fueron diseñados y construidos en el Laboratorio de Ingeniería Eléctrica y la Unidad de Diseño Industrial (Uditec) de la regional. "Con el grupo GESE y la Unidad de Diseño Industrial acordamos con la CIC promover un programa de desarrollo energético sustentable", señala Guillermo. Para el docente, el objetivo del prototipo es "concientizar sobre los pequeños aportes que podemos hacer cada uno de nosotros a un desarrollo energético sustentable. Tener un dispositivo en un lugar público que me permita hacer actividad física y, al mismo tiempo, prestar un servicio como cargar un dispositivo, es una cuestión que va en el sentido de concientizar sobre el uso sustentable de la energía".
En ese sentido, anticipa que se encuentran en conversaciones para trabajar sobre bicis de spinning ubicadas en centros de entrenamiento. En busca de recursos El Ecogenerador y el dispositivo de la UTN Bahía Blanca están en búsqueda de fondos que permitan financiar la producción en escala. En uno y otro caso aclaran que iniciar un proceso de fabricación es caro porque, al principio, no hay suficiente volumen para solventarlo. Pero, en ambos casos, hay confianza de que los recursos económicos aparezcan. Como también las oportunidades para que esto pueda evolucionar.
"El producto completo tiene muchas cosas, y eso lo encarece. Decidimos dividirlo en partes para que el usuario vaya comprando los complementos de a poco y no le resulte tan caro de entrada. Pensamos en el diseño de un plan de negocios que lo haga viable. Necesitamos financiación para capital de trabajo y para el desarrollo y compra de los componentes. En paralelo, haremos pruebas piloto en bicicleterías para iniciar la distribución, y luego ampliarla a partir de la creación de accesorios de producción nacional", apunta uno de los impulsores del Ecogenerador. La participación en el concurso Vos Lo Hacés apunta a eso. En caso de ganar, se harían de $ 80.000 en concepto de premio que les permitiría iniciar la producción.
Sobre el dispositivo ideado en la UTN Regional Bahía Blanca aún no se han efectuado los costos industriales. "La idea es trabajar durante este año en sistemas que puedan adaptarse a dispositivos como las bicicletas de spinning que hay en los gimnasios o las que se usan con el objetivo de mejorar la capacidad física", añade Guillermo. "Apostamos por las energías alternativas desde hace muchos años, y varias propuestas tienen que ver con concretar actividades demostrativas. Pero, cuando el prototipo esté terminado, con un nivel tecnológico aceptable, seguramente encaremos un proceso de transferencia hacia el sector privado", concluye.
Nuestro cuerpo, entonces, podría ser una parte del futuro entorno de generación de energías alternativas para diversos usos. No será ni para iluminar una ciudad, ni siquiera nuestro hogar. Pero si, tal como se ve hasta ahora, pueda ayudar a mantener cargados dispositivos que se usan cotidianamente, pues tal vez se haya cumplido un objetivo.
Noticias del día