Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gobierno Abierto, hacia una sociedad más participativa

Semanas atrás se celebró en todo el mundo el día de los datos abiertos. Una iniciativa que busca concientizar sobre la importancia de trabajar en la apertura de datos de Gobierno, innovación cívica y gubernamental, fomentar la gestión pública transparente, trabajar en la participación ciudadana y la colaboración para establecer canales de cooperación, y cocreación entre los diferentes actores de la sociedad: el Estado y sociedad civil.
Basados en los tres pilares de datos abiertos, participación, colaboración y transparencia, se realizaron numerosos avances en los últimos años y los gobiernos nacionales están publicando sus datos de gestión. La concepción es que los poderes del Estado no son los dueños de la información que generan, sino que la información es de los ciudadanos. Por lo tanto se deben rendir cuentas, considerar y escuchar a la sociedad civil, y fomentar una gestión pública transparente.
Estos avances traen nuevos desafíos para quienes tienen responsabilidades en la apertura de datos.
En primer lugar, podemos hablar del desafío de la democratización de la información: poner a disposición grandes cantidades de datos online, que sólo especialistas en análisis de datos puedan utilizar no es necesariamente democratizar. El valor agregado que debemos dar como Gobierno consiste en que la información pueda ser entendida por la mayoría de los ciudadanos. Esto implica un trabajo conjunto con entes independientes, como universidades y ONGs, para realizar visualizaciones y reportes que agrupen información sin perder la objetividad.
Otro desafío es el trabajo conjunto y colaborativo: involucrar a la sociedad civil en la co-creación de proyectos específicos para mejorar la gestión pública y el impacto que tiene en la vida de los ciudadanos. No basta con que el Gobierno informe y que la sociedad civil controle. Se requieren instituciones verticales y especializadas en diferentes temáticas que puedan dar un aporte significativo a la gestión de Gobierno, abrir datos y trabajar en conjunto para incentivar la proactividad social, solucionar problemáticas de gestión e incentivar la participación en este proyecto de transparencia.
Lo que viene por delante cambia el paradigma, y esta transparencia en la gestión gubernamental es un comienzo alentador y disruptivo. Debemos hacernos nuevas preguntas, cambiar el enfoque, ¿estamos brindando soluciones a problemáticas sociales?, ¿estamos generando proyectos que potencian el desarrollo económico en sectores no explorados?
Por último, y tal vez el aspecto más relevante es lo que llamamos Estado Abierto. Incluye una perspectiva más amplia y abarcativa: involucrar a todos los poderes del Estado y comprometer en conjunto políticas comunes de apertura de datos. El Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial deben trabajar integrados en la estandarización de calidad de datos, procesos de publicación y tecnologías a utilizar. Entonces se potencian las políticas públicas de manera integral, ofreciendo a los ciudadanos un espectro más amplio de lo que sucede, no sólo en un sector del Estado, sino en su totalidad.
El camino recorrido hasta ahora fue muy bueno e interesante, sin embargo es mucho más el que nos queda por recorrer.