Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El e-commerce suma al empleo

En los últimos meses, desembarcaron, en la Argentina, Nubelo y Freelancer, sitios para profesionales independientes. Sus diferencias con reclutadores tradicionales y por qué se enfocan en personal IT.

Hace una década aparecían empresas como Bumeran y Laborum, que proponían subir el CV a una plataforma online y esperar que apareciera una propuesta para calificar o el llamado de una empresa. Con el tiempo, hasta las reclutadoras de recursos humanos migraron al mundo online. Ahora, el segmento da un nuevo giro: aparecen empresas nuevas, que buscan a los profesionales independientes pero con perfiles que salen de los patrones más comunes. Se pretenden a especialistas en áreas como la física o la astronomía. Además, el cumplimiento de las partes vale y suma puntos, tanto para conseguir postulantes, como para cobrar mejor.
Entre marzo y agosto, llegaron a la Argentina dos nuevas empresas que siguen este esquema. Una de ellas es Nubelo, una empresa integrada por capitales argentinos y españoles. La otra es Freelancer.com, de los Estados Unidos, que hace valer la fuerza de su comunidad, integrada por más de 4,1 millones de trabajadores independientes.

Un mercado local apto
El funcionamiento de ambas plataformas es idéntico en un punto: apelan a características propias del comercio electrónico en mercados verticales, para que tanto las empresas que buscan un perfil, como el profesional que quiere realizar un trabajo, se califiquen y armen una reputación. Consideran que esta es la mejor manera en que la competencia por realizar una tarea no pase sólo por el precio, sino por la calidad del trabajador. La empresa también entra en esta competencia: si cumple sus compromisos, tendrá buenas notas y más profesionales calificados a su disposición. Es decir, lo que se plantea es una competencia por el talento.
En la Argentina, al cierre de esta nota, Nubelo contaba con más de 5.900 profesionales registrados, mientras que Freelancer superaba los 17.000 usuarios locales. “Nosotros podemos mostrarles a los profesionales independientes, que, en unos días, se puede ganar el sueldo de un mes. Por ejemplo, si hay alguien a quien le encanta traducir del chino mandarín al alemán, le buscamos esa tarea puntual”, explica a IT Business, Jorge Araujo, business partner Latin America de Nubelo. Por su parte, Sebastián Siseles, director Regional de Freelancer.com para América latina, sostiene: “No bastardear el valor del trabajo ése es el gran tema. No siempre el que gana una propuesta es el que canibaliza más el precio. La realidad muestra que los trabajos se hacen más por una cuestión de calidad y tiempo, que por valor económico”.
En el país, se estima, hay unos tres millones de teletrabajadores, según cálculos de diversos actores del mercado. De ese total, una parte trabaja desde su casa manteniendo su empleo en relación de dependencia. Mientras que otra se sostiene económicamente sólo por el trabajo que realiza de manera virtual. Es decir, que, en el país, pareciera existir suficiente experiencia como para que estas nuevas empresas laborales capten a los mejores profesionales independientes, que ya se mueven en este mundo, y atraigan a quienes aún no entraron.
“Esto es una nueva forma de trabajar, una nueva cultura de trabajo. La Argentina está preparada para subirse a este tipo de propuestas. Nuestros números indican que estamos en condiciones de ofrecer buenas oportunidades”, detalla Araujo.
Por su parte, Siseles indica que su firma busca una captación de profesionales de alto nivel al “acercarnos, a través de conferencias en ámbitos de prestigio: universidades, posgrados. Nos damos a conocer, con un abordaje tangencial”.
El esquema basado en la reputación, una de las premisas básicas del comercio electrónico, es lo que aquí cuenta. Cuando se concreta un acuerdo entre las partes, ingresa en el juego la empresa de Internet involucrada, que se ocupa de cobrar y retener el dinero que la compañía contratante pagará al profesional independiente por su tarea. El pago se libera recién cuando el trabajo final se entregó al cliente que tiene la posibilidad de revisarlo, pedir modificaciones, hasta que esté satisfecho. Cuando esto ocurre, se le entrega el dinero al trabajador. “Hay calificación de ambos lados, y los dos tienen incentivos. Nuestro negocio se basa en cobrarle a la empresa una comisión que es del 8% sobre lo que se le paga al trabajador”, explica Araujo.

Cuando una parte no cumple
Según revela Siseles, en el caso de que alguna de las partes no cumpla, el dinero vuelve a la empresa que contrató al profesional. Cuando se detecta algún tipo de incumplimiento entra en juego un centro alternativo de resolución de disputas para resolver el tema. El usuario que no cumplió pierde puntos y credibilidad en la comunidad. Freelancer le cobra una comisión de 0% al 3% a la firma sobre el valor pactado y una de 3% a 10%, ante el freelance.
La posibilidad de encontrar alternativas independientes de trabajo existen. Queda por probarse si la guerra por el talento encontró realmente una nueva plataforma.

Comentarios3
Editor80 CMS
Editor80 CMS 19/09/2012 08:07:42

Hola, esto vendría a ser lo mismo que trabajofreelance.com ?

Editor80 CMS
Editor80 CMS 18/09/2012 02:18:41

Te inscribis en el monotributo y te giran a tu cuenta argentina, presentas el formulario al banco indicando servicios y cobras en pesos. La unica macana es que te pagan al tipo de cambio oficial 4,65 en lugar del paralelo, 6,30

Editor80 CMS
Editor80 CMS 18/09/2012 11:04:03

Mucho desembarco pero que me expliquen como van a hacer los freelance para cobrar sus survicios al exterior ahora que hasta Paypal está fuera de nuestro alcance.