Vacunas contra el coronavirus: Pfizer anunció un acuerdo para comenzar a producir en Brasil

El laboratorio brasileño importará el ingrediente activo y se encargará del proceso de llenado y de la distribución en América latina. Se espera que se puedan producir 100 millones de dosis.

Pfizer y BioNTech anunciaron hoy un acuerdo con Eurofarma, un laboratorio brasileño, para producir 100 millones de dosis de su vacuna de ARN mensajero, con el objetivo de abastecer el mercado latinoamericano.

Según el acuerdo, el laboratorio brasileño (con sede en San Pablo) importará la droga desde las instalaciones de las empresas en Estados Unidosse dedicará al proceso de llenado en viales y posterior distribución en América latina. Eurofarma comenzará a elaborar dosis terminadas en 2022. Mientras tanto, Pfizer y BioNTech ayudarán a facilitar la transferencia de tecnología, el desarrollo in situ y la instalación de equipos.

El CEO de Pfizer, Albert Bourla, dijo en un comunicado que la asociación con Eurofarma ayudará a proporcionar un acceso justo y equitativo -un reclamo de varios países y de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- a la vacuna. También dijo que la compañía seguirá explorando oportunidades similares en el futuro.

Variante Delta: cuándo cree Estados Unidos que podrá tener controlados los contagios de coronavirus 

La cadena de suministro de Pfizer-BioNTech ya suma 20 instalaciones de producción en cuatro continentes, con este nuevo acuerdo. Los laboratorios ya han distribuido 1,3 mil millones de dosis en 120 países desde que comenzaron la producción de su vacuna, y planean cerrar 2021 con un total de 3 mil millones de dosis entregadas.

Por otra parte, Pfizer y BioNTech dijeron que están "trabajando activamente" con los gobiernos para suministrar 2000 millones de dosis a los países de ingresos bajos y medios entre 2021 y 2022, es decir, 1000 millones cada año.

Brasil: San Pablo comenzará a aplicar el certificado de vacunación para comercios y restaurantes 

Brasil -que tuvo varios problemas con la distribución de vacunas en plena segunda ola de coronavirus- ya produce localmente las vacunas de Oxford-AstraZeneca en el Instituto Fiocruz de Río de Janeiro, y la CoronaVac (de Sinovac) en el Instituto Butantan de San Pablo.

El ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, le dijo a Folha de Sao Paulo que el anuncio de Pfizer y BioNTech es fundamental "para el desarrollo del complejo industrial farmacéutico a través del sector privado, sin necesidad de apoyo gubernamental directo" al tiempo que insistió en que el país necesita volver a invertir "en investigación básica, tecnología y desarrollo de productos".

Variante Delta: ¿por qué la inmunidad de rebaño es cada vez más difícil de alcanzar?

"Brasil es el país más confiable de América latina para establecer negocios para una gran multinacional farmacéutica como Pfizer", le dijo Queiroga a Folha y agregó que "el país tiene uno de los sistemas de salud pública más grandes del mundo y un sistema de salud complementario con 48 millones de beneficiarios. Invierte alrededor del 10% de su PBI en salud".

El acceso desigual a las vacunas contra el coronavirus ha sido uno de los debates más fuertes en el mundo, reeditado por el fortalecimiento de las campañas de vacunación en los países más desarrollados, que hace tiempo comenzaron a inmunizar a menores de 18 años y ya están aplicando dosis de refuerzo.

AstraZeneca: nuevo tratamiento de anticuerpos redujo el riesgo de síntomas graves por coronavirus

Según Bloomberg, las personas que viven en países de altos se están vacunando 20 veces más rápido que aquellos en zonas con los ingresos más bajos, lo que hace que todavía haya muchas personas muy vulnerables a la infección y complique terminar con la propagación del virus.

Hace unos meses se instaló el debate por la liberación de las patentes -que, por ahora está estancado-, pero la OMS ha sugerido que la falta de infraestructura para la producción de las vacunas también es parte del problema. La mayoría de las plantas se concentran en Estados Unidos, Europa y Asia. Expertos en salud mundial de la OMS, entre otros, han pedido a la asociación Pfizer-BioNTech y sus contrapartes que ayuden a cambiar la situación.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios