La insólita historia de Magdalena Andersson: la primera ministra de Suecia que renunció y volvió a ser elegida en menos de una semana

Andersson fue la primera mujer en alcanzar la cima del poder político en Suecia, pero renunció a las ocho horas. Este lunes fue electa de vuelta por un margen de dos votos.

La primera mujer que accedió al cargo de primera ministra en Suecia, Magdalena Andersson, fue nombrada nuevamente este lunes, días después de renunciar en medio de la agitación política previa a las elecciones.

Los legisladores eligieron por un estrecho margen (dos votos) a Andersson como primera ministra por segunda vez en menos de una semana, después de que presentó planes para liderar un gobierno minoritario compuesto sólo por su formación socialdemócrata.

La exministra de Finanzas había ganado una votación similar el miércoles, pero tiró la toalla horas después de que un socio menor de la coalición abandonó el gobierno por una votación presupuestaria perdida.

Bajo la sombra del narcotráfico y la violencia, Honduras elige nuevo presidente

"Como todos los gobiernos minoritarios, buscaremos la cooperación con otros partidos en el parlamento, y veo buenas oportunidades para hacerlo", dijo en una conferencia de prensa Andersson, cuyo partido tiene 100 de los 349 escaños.

El gobierno de Andersson controlará menos de un tercio de los escaños del parlamento, y dependerá del apoyo de tres partidos menores.

"Los socialdemócratas tienen el grupo parlamentario más grande por un amplio margen. También tenemos una larga tradición de cooperación con otros y estamos dispuestos a hacer lo que sea necesario para llevar adelante a Suecia", agregó.

Elecciones en Venezuela: como será primer test electoral entre la oposición y el gobierno desde el 2017 

El líder opositor de derecha, Ulf Kristersson (Partido Moderado), describió la administración entrante como un "gobierno provisional de nueve meses" y dijo que no podría lograr mucho en el período previo a las elecciones, previstas para septiembre de 2022.

Andersson tendrá que liderar uno de los ejecutivos más débiles de Suecia en las últimas décadas y gobernar con un presupuesto formulado en parte por tres partidos de oposición, incluida la formación antiinmigración del partido Demócratas de Suecia, cuyos avances durante la última década se encuentran en el centro de la agitación política en el país.

El parlamento adoptó las enmiendas presupuestarias presentadas por la oposición la semana pasada, que reformaron en gran medida los planes de gasto del gobierno. Los socialdemócratas llevan desde 2014 en el poder, apoyados por partidos unidos por poco más que su deseo de evitar que los Demócratas de Suecia influyan en la política.

Compartí tus comentarios