Rusia no descarta un despliegue militar en Cuba y Venezuela

Tras las conversaciones por la situación en la frontera con Ucrania, el vicecanciller Riabkov dijo que se había llegado a "un callejón sin salida". Los rusos esperan la respuesta de Estados Unidos y sus aliados europeos.

Lejos de calmarse, la situación en la frontera entre Rusia y Ucrania sigue escalando y amenaza con generar nuevos daños colaterales: el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Riabkov, dijo que no "confirma ni desmiente" un eventual despliegue militar en Cuba y Venezuela, y condicionó todo a los próximos pasos que dé Estados Unidos.

Estados Unidos y Europa creen que Rusia podría estar planeando una ofensiva militar contra Ucrania -con el antecedente de la anexión de Crimea en 2014- en el corto plazo. Los rusos ya tienen desplegadas alrededor de 100.000 tropas a lo largo de la frontera.

Rusia ha negado sistemáticamente planes de un ataque, aunque Vladimir Putin sí advirtió sobre "medidas militares-técnicas adecuadas" si siguen los roces con Occidente. Rusia exige un compromiso por parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de que frenará su expansión hacia el este y de que no aceptará la integración de Ucrania, este último punto fue abiertamente rechazado por el organismo.

Biden y Putin volverán a reunirse mañana, mientras crece la tensión en la frontera con Ucrania

Pero aunque las reuniones no produjeron ningún avance en las demandas más radicales de Rusia, sí hubo mayor flexibilidad para negociar cuestiones menores que Moscú llevaba tiempo queriendo discutir, como los límites de los misiles en Europa.

No obstante, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, advirtió que "hay un riesgo real de un conflicto armado en Europa", tras la reunión con Rusia. En un tono similar, el canciller polaco y nuevo presidente de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), Zbigniew Rau, evaluó que el "riesgo de guerra" en la región era el mayor en 30 años.

La agenda diplomática entre Rusia y Occidente comenzó este lunes con conversaciones bilaterales entre las delegaciones rusas y estadounidenses; seguida por el encuentro con la OTAN el miércoles; y la reunión con la OSCE este jueves.

Putin amenaza a la OTAN con "medidas militares", mientras crece la tensión en la frontera con Ucrania

Tras las reuniones, el vicecanciller ruso Riabkov -que lideró las conversaciones con Estados Unidos el lunes- , describió las negociaciones con Occidente como un "callejón sin salida o diferencia de enfoques" y que no veía ninguna razón para sentarse de nuevo en los próximos días para reiniciar las mismas discusiones.

En un tono menos pesimista, el canciller Sergei Lavrov dijo más tarde que esperaba una respuesta (por escrito) de Estados Unidos y sus aliados a las propuestas rusas para la próxima semana. Luego, el Kremlin también preparará su respuesta. Lavrov recibirá a la nueva ministra de Relaciones Exteriores alemana, Annalena Baerbock, en Moscú el próximo martes para hablar sobre la seguridad en Europa.

Por su parte, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que si Rusia estaba dispuesta a comprometerse para continuar las conversaciones, el conflicto se podía resolver "pacíficamente". "Esto es, claramente, preferible para todos", agregó.

Rusia advierte del riesgo de repetir la crisis de los misiles de Cuba

En Estados Unidos, el bloque demócrata del Senado presentó un proyecto de ley sobre eventuales sanciones el caso de que Rusia decidiera invadir Ucrania. El proyecto impondría amplias sanciones a altos cargos militares y gubernamentales rusos, incluidos Putin y otros dirigentes, así como a instituciones bancarias claves. También se dirigiría a las empresas rusas que ofrecen sistemas de mensajería segura como SWIFT, que los bancos utilizan para intercambiar información clave con otras instituciones financieras.

Según informa Bloomberg, Estados Unidos está presionando a sus aliados europeos para que se pongan de acuerdo sobre posibles sanciones contra Rusia, preocupado por la lentitud de los avances en las conversaciones.

La Administración Biden también ha discutido la gama de posibles acciones de Moscú que cree que deberían desencadenar represalias, le dijeron a Bloomberg fuentes cercanas a las conversaciones de esta semana. Aparte del envío de tropas a Ucrania, podría incluir cualquier esfuerzo para diseñar un golpe de estado contra el presidente ucraniano Volodimir Zelensky u otros actos para desestabilizar su gobierno.

La insistencia de Estados Unidos en las sanciones subraya una creciente sensación de impaciencia en la Administración Biden respecto a la postura europea. Por un lado, los funcionarios estadounidenses no están contentos con que los países europeos no hayan llegado a un acuerdo exactamente sobre qué sanciones aplicarían en el hipotético escenario de que Rusia invadiera Ucrania.

Pero a Estados Unidos también le preocupa que los líderes europeos estén mal preparados para responder si Putin toma medidas que no lleguen a ser una invasión abierta, como ciberataques o campañas de desinformación reforzadas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios