SERÁ BEATIFICADO

Quién fue Juan Pablo I: el Papa que reinó solo 33 días

Francisco aprobó el decreto que reconoce un milagro. Fue elegido Sumo Pontífice el 26 de agosto de 1978 y falleció imprevistamente a poco más de un mes de haber asumido.

El papa Juan Pablo I, que reinó solo 33 días en 1978, será beatificado, lo que lo pondrá en el camino de una eventual santidad en la Iglesia Católica Romana, informó este miércoles el Vaticano.

A través de un comunicado, la Santa Sede dijo que el papa Francisco había aprobado un decreto que reconoce un milagro atribuido a la intercesión del difunto papa italiano, cuyo nombre de nacimiento era Albino Luciani.

Juan Pablo I fue elegido el 26 de agosto de 1978 para suceder a Pablo VI y murió inesperadamente el 28 de septiembre. Le sucedió Juan Pablo II, con lo que 1978 pasó a la historia de la Iglesia como el año de los tres papas.

Optó por el nombre de Juan Pablo I, una combinación de los nombres de sus dos antecesores, Pablo VI y Juan XXIII.

Su repentina muerte dio lugar a varios libros que alegaban teorías de conspiración que implicaban un asesinato y un envenenamiento. En general fueron desmentidas y se cree que murió de un ataque al corazón mientras dormía. Tenía 65 años.

un pontificado que duró solo 33 días

Durante su breve pontificado, el llamado "Papa de la sonrisa" ofició dos misas, envió un mensaje "Urbi et Orbi" (radiofónico), celebró cuatro audiencias públicas, cinco Angelus y nueve discursos. En poco más de un mes llevó un estilo más directo a la Santa Sede, pero su simplicidad no gustó a la Curia, el gobierno del Vaticano.

Las dudas sobre su muerte

Su muerte estuvo rodeada siempre de misterio y rumores. Pero la vaticanista Stefania Falasca, vicepostuladora de la causa de canonización de Juan Pablo I, acaba de publicar un libro, "Papa Luciani. Crónica de una muerte", en el que desmiente la tesis sobre una posible conspiración en el Vaticano que llevó a su muerte y justifica que falleció por causas naturales.

Francisco anunció que el Papa Juan Pablo I será beatificado

Juan Pablo I se formó en octubre de 1923 en el Seminario Menor de Feltre y cinco años después ingresó en el Seminario Gregoriano de Belluno. Fue ordenado sacerdote el 7 de julio de 1935 en la iglesia de San Pedro de Belluno y dos días después fue nombrado vicario cooperante en su pueblo natal.

 Asimismo, es el último pontífice italiano hasta la fecha, y el último de una larga sucesión ininterrumpida de papas italianos a lo largo de más de cuatro siglos, iniciada con Clemente VII en 1523. 

Tras su muerte repentina, le sucedió el cardenal polaco Karol Wojtyla, que adoptó el nombre de Juan Pablo II. Fue declarado Siervo de Dios por su sucesor, Juan Pablo II, el 23 de noviembre de 2003, el primer paso en el camino a la santidad. 

Juan Pablo I fue elegido el 26 de agosto de 1978 para suceder a Pablo VI y murió inesperadamente el 28 de septiembre.

El papa Francisco confirmó su virtud heroica el 8 de noviembre de 2017 y le proclamó Venerable. Luciani nació el 17 de octubre de 1912, en Forno di Canale (hoy Canale d'Agordo), Italia. 

Hijo de un fabricante de vidrio, quedó huérfano de madre a los diez años de edad. El padre, Giovanni Luciani, contrajo segundas nupcias con una mujer muy devota que sería determinante en la vocación religiosa del niño. Formado en el Seminario Menor de Feltre y en el Seminario Gregoriano de Belluno, Albino Luciani fue ordenado sacerdote en 1935, pasando ese mismo año a Roma, en cuya Universidad Gregoriana estudió filosofía y se doctoró en teología. 

Ejerció como profesor y director del Seminario de Belluno antes de ser nombrado obispo de Vittorio Veneto en 1959, y patriarca de Venecia diez años después. En 1973 obtuvo el cardenalato y entró en la Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino. Afín a la corriente renovadora iniciada con el Concilio Vaticano II, Albino Luciani había participado en sus sesiones entre 1962 y 1965, aunque prefería las labores pastorales a las de la curia.

Cómo es el proceso de canonización

En la Iglesia católica, para poder ser canonizado es necesario seguir varias etapas: la primera de ellas es el reconocimiento por parte del pontífice de sus virtudes heroicas, con el que pasa a ser considerado "Venerable Siervo de Dios".

Después, el venerable puede ser beatificado cuando se certifique que se ha producido un milagro debido a su intercesión y canonizado (declarado santo) cuando se haya producido un segundo milagro, que tiene que ocurrir después de ser proclamado beato.

En abril de 2014, en una doble canonización ante más de un millón de personas en la Plaza San Pedro, Francisco proclamó santos a sus también antecesores Juan XXIII y Juan Pablo II.



Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios