Evergrande: 5 claves de la crisis de la inmobiliaria china

Evergrande, uno de los mayores y más endeudados desarrolladores inmobiliarios de China está al borde del default, pero el gobierno por ahora no ha dado señales de un posible rescate.

Uno de los gigantes del mercado inmobiliario chino, Evergrande -que se debate entre una fusión desordenada, un colapso gestionado o la perspectiva, menos probable, de un rescate del gobierno-, desató la preocupación de los mercados ante un inminente default: este jueves deberá pagar u$s 83,5 millones en intereses por un bono a marzo 2022, pero la empresa está sumergida en una crisis de endeudamiento y falta de liquidez y no ha dado señales de que planea hacer el pago.

¿Qué es Evergrande?

Evergrande -fundada por Hui Ka Yan en Guangzhou en 1996- es el segundo mayor desarrollador inmobiliario de China, con alrededor de 1300 emprendimientos inmobiliarios en el país. El real state es uno de los principales motores de la economía china y representa cerca del 28% del producto bruto interno del país.

La inflación vuelve a ser un problema en América latina: el escenario en las principales economías de la región

Pero si bien los desarrollos inmobiliarios son el principal nicho de Evergrande, el conglomerado también ha incursionado (con suerte mixta) en otras categorías incluyendo una marca de agua mineral, granos, leche, una división de salud, seguros, un equipo de fútbol y autos eléctricos, entre otros.

¿Cómo llegó a esta situación?

Evergrande financió su rápido ascenso con créditos para la compra de terrenos y luego la venta rápida de departamentos, a pesar de los bajos márgenes de ganancia, para continuar con el ciclo. Actualmente tiene más de 700 proyectos en 223 ciudades.

A comienzos de septiembre, la compañía admitió que estaba teniendo problemas de liquidez lo que derivó en la suspensión de algunos proyectos por falta de pago a los proveedores. Si no tiene suficiente dinero para completar sus proyectos, por lo tanto, será difícil que pueda generar nuevas ganancias.

Además, las ventas de propiedades de Evergrande vienen cayendo desde junio pasado, a pesar de los grandes descuentos que ha ofrecido. Las ventas de agosto se hundieron un 26% interanual y todo parece indicar que septiembre seguirá en la misma trayectoria, agravada por la incertidumbre y los proyectos paralizados.

Esto también se da en el contexto de una campaña regulatoria (la política de ‘las tres líneas rojas') iniciada por el gobierno chino en agosto de 2020, para reducir los riesgos del altamente endeudado mercado inmobiliario, preocupado por el 'sobrecalentamiento' gracias a la combinación de ahorros y bajas tasas de interés. Los bancos chinos también comenzaron a reducir su exposición al sector.

¿Por qué están preocupados los mercados?

Las dudas sobre la situación de Evergrande comenzaron en septiembre de 2020, cuando se filtró una carta en la que el grupo le pedía ayuda al gobierno. La carta fue desmentida por la empresa.

En junio de este año, el grupo admitió que no había podido pagar algunos papeles comerciales a tiempo, aunque dijo que la deuda era "muy pequeña". En julio, un juzgado chino congeló un depósito bancario de la empresa por u$s 20 millones a pedido del Banco Guanfa.

A fines de agosto, Evergrande le envió un comunicado a la Bolsa de Hong Kong, donde alertaba que el grupo tenía "riesgos de incumplimientos de préstamos y casos de litigios fuera de su curso normal de negocios" y que el "significativo declive" en las ventas, que se proyecta también para septiembre, "provocará un continuo deterioro de la recaudación de efectivo (...), lo que a su vez ejercerá una tremenda presión sobre el flujo de caja y la liquidez del Grupo".

¿Qué podría significar un default?

El banco central de China destacó en 2018 que empresas como Evergrande podrían suponer riesgos sistémicos para el sistema financiero del país. La carta filtrada el año pasado decía que los pasivos de Evergrande involucran a más de 128 bancos y más de 121 instituciones no bancarias.

Se estima que la deuda total de Evergrande asciende a 1,97 billones de yuanes (u$s 306.300 millones), o alrededor del 2% del PBI del país. Además de los canales bancarios y de bonos habituales, el promotor también habría recurrido al ‘shadow banking' (como se conoce al sector bancario informal chino) incluyendo fideicomisos, productos de gestión de patrimonio y papeles comerciales.

Evergrande, la gigante china que se desploma y arrastra a los mercados, ¿por qué?

La compañía tiene que afrontar pagos de intereses por u$s 669 millones en lo que resta de 2021. La semana pasada, el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural de China le dijo a los bancos que Evergrande no podría hacer frente a una serie de obligaciones que vencían esta semana, según supo Bloomberg. Tampoco está claro si la empresa podrá pagar u$s 83,5 millones en intereses de bonos, el próximo jueves.

El retraso en los pagos podría desencadenar incumplimientos cruzados, ya que muchas instituciones financieras están expuestas a Evergrande mediante préstamos directos y participaciones indirectas a través de diferentes instrumentos financieros.

La situación podría extenderse a otros desarrolladores del sector, que también dependen en gran medida de los mercados de deuda y están sujetos a la campaña de Beijing.

Además, Evergrande cuenta con grandes empresas internacionales entre sus inversores, como Allianz, Ashmore y BlackRock. Es probable que un incumplimiento tenga efectos en los mercados mundiales.

"La preocupación por el impacto de contagio de Evergrande provocó algunas dificultades en la emisión de bonos onshore (debido a la demanda) y offshore (debido al costo)", dijeron analistas del Citigroup en un informe.

A nivel local, la incapacidad de pago por parte de Evergrande está generando tensión social y protestas, especialmente entre proveedores, inversores y propietarios. También sería un impacto para el mercado laboral chino: la empresa tiene 200.000 empleados y contrata a 3,8 millones de personas cada año para el desarrollo de proyectos.

¿Qué hará el gobierno chino?

Las autoridades chinas -que recientemente han contratado a asesores para investigar las finanzas de Evergrande en un potencial paso hacia la restructuración del grupo-, no han asegurado públicamente que exista un plan del Estado para resolver la crisis.

El gobierno está en una encrucijada: salvar a la empresa, cuyo colapso podría traer grandes problemas para el sector financiero y la economía china; o mantenerse firme en su campaña para regular al mercado inmobiliario.

Goldman Sachs le pidió a las autoridades que enviaran un "mensaje más claro" sobre cómo piensan impedir que Evergrande cause "importantes efectos secundarios" en la economía en general. Citigroup dijo que las autoridades pueden cometer un "error de política de exceso de rigor".

"Aunque la mayoría de la gente no espera que Evergrande se derrumbe de repente, el silencio y la falta de acciones importantes por parte de los responsables políticos está haciendo que todo el mundo entre en pánico", le dijo a Bloomberg, Ding Shuang, economista jefe de Standard Chartered en Hong Kong. "Espero que China ofrezca al menos algún apoyo verbal pronto para estabilizar la situación".

Tags relacionados

Comentarios

  • RA

    Ricardo Ambrosig

    Hace 15 días

    Pidanle ayuda a Macri que les pagó toda la deuda de contado a la semana de asumir. jajajajaa

    1
    0
    Responder
    • MK

      Marcelo Kechiyan

      Hace 14 días

      Acá tenemos dólares para pagar a todo el mundo como siempre.
      Cuándo no honrramos nuestras deudas???
      Jamás entramos en DEFAULT !!! ....los domingos jajaja
      Y nuestras reservas son de dólares reales.....nó papelitos y Letras intranferibles jajaj
      Deuda, fiado, pedir y pedir, pisar el dólar, mentir en todo, incumplir, etc etc....eso es ARGENTINA POTENCIA

      0
      0
      Responder
    • HSS

      Hernan Sala Sala

      Hace 15 días

      Ese fue Kiciloff....

      3
      0
      Responder