Historia de vida

Dejó su trabajo como empresaria y se mudó a una isla de Canadá donde todos son socios

Siendo multimillonaria y habiendo llegado a lo más alto en su carrera, Zita Cobb decidió volver a su pueblo de la infancia para salvarlo mediante la cooperación entre todos sus habitantes.

La migración de los jóvenes adultos desde pequeños pueblos a grandes ciudades con el objetivo de mejorar su estilo de vida y crecer tanto en el ámbito laboral como académico es un fenómeno que se vive en todo el mundo desde hace ya varias décadas, con algunas localidades sufriendo fuertemente la partida de sus habitantes al punto tal de encontrarse al borde de desaparecer.

Y así era la situación del pueblo pesquero de Fogo, ubicado en una remota isla frente a la costa nororiental de la provincia canadiense de Terranova, por lo menos hasta el año 2000, con muchos de sus habitantes creyendo que el fin del pueblo se acercaba con cada año que pasaba y cada joven que se iba a la ciudad en busca de oportunidades.

Pero el panorama cambió rotundamente con la vuelta de los hermanos Cobb, un grupo de tres hermanos oriundos de la isla que retornaron a la misma luego de hacer una exitosa carrera en el mundo empresarial. El caso de Zita Cobb es el más impresionante, ya que decidió volver siendo millonaria y tras haber triunfado en el mundo de la tecnología farmacéutica.

"¿Cuánto más arriba podía ir?", relató Cobb en una entrevista con la periodista Flavia Tomaello para el diario La Nación, donde también agrega: "¿Por un par más de millones? Estaba justo en el momento en que uno vuelve a sus orígenes. Y los míos estaban muriendo. Era suficiente para mí. Decidí vender mi empresa y volverme a casa, a recuperar el sitio de mi niñez".

Y el regreso se dio justo a tiempo, a principios del año 2000 y cuando la esperanza en el pueblo parecía estar casi muerta. En ese momento decidió empezar un proyecto junto con sus hermanos Anthony y Alan para revitalizar la energía de su hogar cuando niños, utilizando a todos los habitantes y con la base de trabajar de manera conjunta. Así fue como idearon fundar Shorefast.

Variante Delta: científicos de la OMS dicen que no hay evidencia sobre la necesidad de terceras dosis

QUÉ ES SHOREFAST

"Un shorefast es la línea y el amarre que se utiliza para sujetar una trampa de bacalao tradicional a la orilla", explicó Alan y luego agregó: "Es un fuerte símbolo del legado de pesca de bacalao de la isla de Fogo, y elegimos este nombre porque simboliza la creencia en la importancia de aferrarse a la comunidad y la cultura y en el poder de las conexiones auténticas entre las personas, sus comunidades, cultura y lugar".

El proyecto llamó la atención debido a que reúne a todos los habitantes del pueblo en una misma sociedad de trabajo que estableció una serie de reglas: tienen obligaciones y derechos por igual, son dueños de cuotapartes idénticas de todos los emprendimientos y desarrollos que se realizan, y distribuye todos los ingresos con el objetivo de reinvertirlos en la propia isla.

El principal ejemplo de cómo funciona este modelo se ve en el Shorefast Business Assistance Fund, un fondo conjunto que da financiamiento a quienes buscan instalar negocios en la isla. El sistema utilizado en este caso es el mismo que el del Grameen Bank, ganador del premio Nobel.

"Convencer uno a uno de que necesitábamos cada compromiso particular nos llevó un par de años", explicó Alan a Tomaello y agregó: "Pero el hecho de que fuésemos locales, exitosos y hubiéramos regresado predisponía amablemente a los que habían crecido con nosotros o eran hijos de ellos".

Fogo sigue siendo una pintoresca isla pesquera.

Fogo Island Fish y Fogo Island Inn

Los primeros dos proyectos que surgieron de esta nueva organización social fueron el Fogo Island Fish y el Fogo Island Inn. El primero responde a una voluntad por parte de los habitantes para volver al núcleo productivo del pueblo una actividad económica rentable y sustentable. El segundo buscó volver al pueblo mundialmente conocido.

"Aquí, la pesca está indisolublemente ligada a nuestra vida familiar, cultura y economía, y el método preferido por los pescadores locales para capturar el suministro de pescado de su familia es, y siempre ha sido, el tradicional anzuelo y sedal", explicó Zita para justificar la decisión detrás de centrar el primer emprendimiento conjunto en una empresa de pesca.

Cuenta con la particularidad de que el bacalao se pesca solo en otoño, momento en que está en su máximo desarrollo, por lo cual se hace una copia del modelo artesanal que no tiene daños colaterales ni en la población pesquera ni en el medio ambiente.

El segundo proyecto fue más complicado de plasmar, ya que casi nadie veía la necesidad de instalar un hotel de lujo en una isla pesquera. "Recuerdo el primer día que sugerí en la reunión comunitaria que teníamos que crear un hotel de lujo", relató Zita y agregó: "El silencio duró un minuto que parecieron diez".

La isla se renovó por completo con la vuelta de los Cobb.

A día de hoy funciona como una posada lujosa, involucrada con el paisaje de la isla, pero que es sustentable y sostenible, con capacidad para dar espacio a la mano de obra artesanal de la madera, la gastronomía que viene del mar y la tradición anfitriona de los isleños. "Simplemente, el objetivo era encontrar nuevas formas con las cosas viejas para preservar y estimular la producción cultural en la isla", indica Todd Saunders, arquitecto encargado de diseñar el edificio.

Suba de precios y de impuestos, el doble desafío que complica a Joe Biden 

LA EDUCACIÓN COMO EJE CENTRAL

Pero si hay algo para destacar en la forma de organizarse en Fogo es como pusieron a la educación como el eje central para volver conocida a la isla en todo el mundo. Así surgió el programa creado en 2016 junto con la Memorial University de Newfoundland en el cual sus académicos reciben residencia en el pueblo con el objetivo de realizar alguna investigación, interactuar con la comunidad y compartir sus conocimientos.

"Invitamos a artistas emergentes para que se instalen en alguno de nuestros seis estudios distribuidos por la isla y permanezcan viviendo en ellos para llevar adelante un proyecto de su especialidad que, más tarde, lleven a conocer al mundo, fuera de Fogo", explica Alexandra Mcintosh, directora y curadora de las residencias.

"La tasa de artistas y académicos que volvieron luego de visitarnos supera el 60%", señala Mcintosh al explicar que la principal razón de esto está en el eje que tienen todos en la isla por preservar la naturaleza, cuidar el medio ambiente y crear una sociedad sustentable ecológicamente que también sea sostenible en lo económico.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios