Afganistán: los talibanes dicen que tomaron Panjshir y ya tienen el control total del país

El valle de Panjshir ha sido un enclave histórico de la resistencia afgana en los últimos meses, pero también durante el primer gobierno talibán y la ocupación soviética.

Los talibanes dijeron que lograron conquistar el valle de Panjshir, el último bastión de la resistencia afgana, y que ya tienen el control completo del país.

Ubicado uso 15 kilómetros al norte de Kabul, el valle de Panjshir ha sido un foco histórico de resistencia contra el gobierno talibán de los '90 y la ocupación soviética. De hecho, el actual líder opositor, Ahmad Masud, es el hijo de Ahmad Shad Masud -apodado 'el león de Panjshir'- cabeza de la Alianza del Norte que, con el apoyo de los Estados Unidos, derrocó al primer gobierno talibán en 2001.

"Panjshir, el último escondite del enemigo fugitivo, fue tomado", dijo el vocero talibán Zabihullah Mujahid en conferencia de prensa. Sin embargo, los talibanes aclararon que no habría ningún "acto discriminatorio" contra los rebeldes. "Son nuestros hermanos y trabajarán juntos por un propósito común y el bienestar del país", dijo Mujahid.

Afganistán: qué implica la retirada de Estados Unidos para sus aliados europeos

Mantener el valle de Panjshir sería una gran victoria simbólica para los talibanes. Pero el líder del Frente de Resistencia Nacional de Afganistán (FRNA), Masud, dijo que sus fuerzas -que cuentan con exsoldados del ejército afgano, entrenados por los EE.UU., y milicias locales- todavía están combatiendo. "Estamos en Panjshir y nuestra resistencia continuará", dijo en Twitter. También dijo que estaba a salvo, pero no dio detalles de su ubicación.

El vocero talibán Mujahid dijo que Masud y el exvicepresidente Amrullah Saleh -que se autoproclamó presidente de Afganistán luego de que Ashraf Ghani huyera el día de la caída de Kabul- habrían escapado a Tayikistán.

"Vamos a cazarlos": la dura advertencia de Biden a los terroristas que mataron a soldados de EE.UU. en Afganistán

Irán -que ayudó a financiar la resistencia anti-talibán antes de la llegada de los estadounidenses- dijo que los combates en Panjshir eran "extremadamente preocupantes" y condenó los ataques. El ministerio de Relaciones Exteriores dijo que el conflicto debe resolverse políticamente, a través de la negociación y la mediación. También criticó a los talibanes por haber cortado el suministro de alimentos, agua y electricidad a la región, e instó al grupo a respetar tanto el derecho internacional como sus propias promesas al pueblo afgano.

Mientras tanto, los talibanes siguen lidiando con sus propias internas: a casi un mes de haber tomado Kabul, todavía no han informado cómo será el próximo gobierno.

El vocero Mujahid negó que hubiera algún desacuerdo dentro del movimiento sobre la formación de un nuevo gobierno y dijo que se anunciaría pronto, pero no fijó una fecha. También dijo que las mujeres volvieron a trabajar en los sectores de la salud y la educación y que "se irán brindando otros campos, uno por uno, una vez que se establezca el sistema".

Por otra parte, el secretario de Estado de los EE.UU., Antony Blinken, llegó hoy Qatar, para reclutar apoyos con el objetivo de evacuar a estadounidenses y afganos en riesgo. Un alto funcionario del Departamento de Estado le dijo a Reuters que Washington había facilitado la salida segura de cuatro estadounidenses más por tierra desde Afganistán, sin decir a qué país habían sido evacuados.

Unas 1000 personas, incluidos estadounidenses, están atrapadas en el norte de Afganistán a la espera de autorización para que partan los vuelos chárter, dijo un organizador de los vuelos a Reuters, culpando del retraso al Departamento de Estado.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios