Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La oposición denuncia fuertes peleas en el oficialismo por la sucesión de Chávez

Los venezolanos ya dan por seguro que Chávez no podrá reasumir su cargo el próximo jueves como indica la Carta Maga y ahora preocupa las presuntas divisiones en el oficialismo

El líder opositor venezolano Julio Borges, denunció fuertes divisiones dentro del gobierno y afirmó que el vicepresidente Nicolás Maduro, lidera un grupo dentro del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) empeñado en que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello no asuma la jefatura del Estado en caso de que Chávez no jure el próximo jueves el mandato presidencial 2013-2019 que ganó en los comicios del pasado 7 de octubre.


Maduro y su grupo “niegan a toda costa a que el próximo presidente interino sea Cabello”, porque defienden “la tesis de la continuidad‘ del Ejecutivo del cual el primero es el vicepresidente”, subrayó Borges.
El dirigentes opositor tildó de “cantinflada” que el PSUV pretenda que Maduro siga de vicepresidente y alegue que sea así “porque el 10 de enero termina este período presidencial y porque el 10 de enero comienza otro período, pero sin embargo continúa el mismo Gobierno”.


“El miedo que le tiene Maduro a Diosdado Cabello es de tal magnitud que no se atreve siquiera a dejarlo encargado, porque asumiendo Cabello el Ejecutivo, piensan que no los ratificará en las posiciones que tienen”, insistió Borges.


Este miedo “entre ellos mismos, entre fracciones del PSUV -prosiguió-, nos parece verdaderamente cruel que esté sucediendo justamente en el momento en que el presidente está enfermo”. Acompañado por varios diputados de la alianza Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Borges ya aseguró que la elección de las autoridades en el Legislativo respondió a un reparto de poderes en el seno del PSUV. Maduro asistió este sábado a la sesión de la unicameral Asamblea Nacional que reeligió a Cabello, quien descartó disputas en el PSUV y subrayó que Chávez “seguirá siendo presidente de la República más allá del día 10 de enero”.


Maduro, a quien Chávez dejó encargado del Gobierno antes de viajar a Cuba para operarse, coincidió en ello y adicionalmente indicó que si el presidente no puede cumplir con el “formalismo” de jurar ese día el cargo, lo hará posteriormente ante el Supremo.


“Nosotros como Unidad nunca hemos tenido duda de que el presidente sigue siendo presidente después del 10 de enero, eso nunca ha estado en cuestión, lo que sí hemos puesto en duda es que si el presidente no puede venir a su juramentación sea Nicolás Maduro que ya pertenecería al Gobierno anterior quien siga siendo vicepresidente”, aclaró Borges.


Insistió en que “lo que toca por la Constitución es que no estando el presidente a quien le toca sustituirlo es a la otra persona elegida por votos que es el presidente de la Asamblea”.


Militar retirado, Cabello acompañó a Chávez en el fallido golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez en 1992 y ha ocupado diversos cargos en el gobierno chavista como ministro del Interior y Justicia, y ministro de Infraestructura, además de gobernador del estado de Miranda.


El sábado, después que Cabello fuera ratificado como presidente de la Asamblea Nacional, se abrazó con Maduro y ambos afirmaron ante la prensa que “somos hermanos e hijos de Chávez” en una demostración pública de unidad partidaria.