Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Escándalo con Venezuela en la OEA

El titular del organismo, Luis Almagro, se disponía a hablar con la prensa tras reunirse con las esposas de presos políticos venezolanos cuando una funcionaria de Maduro irrumpió en el salón y lo acusó de tener "fines proselitistas".

Escándalo con Venezuela en la OEA

La representante venezolana ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carmen Luisa Velásquez, interrumpió este lunes la conferencia de prensa del secretario general del organismo, Luis Almagro, con Lilian Tintori y Patricia de Ceballos, esposas de presos políticos en Venezuela.

La funcionario de Nicolás Maduro irrumpió a modo de protesta en el salón y acusó a Almagro de tener “fines proselitistas” y adelantó que pedirá al Consejo Permanente consultas con los otros 33 Estados miembros para analizar la conducta “deplorable” del secretario de la OEA.

La conferencia de prensa tenía como fin informar acerca de la reunión entre Almagro y las militantes por los derechos humanos venezolanos. Allí el titular de la OEA sostuvo que “de una dictadura se sale por elecciones” y reclamó a Nicolás Maduro que convoque a la mayor brevedad comicios generales, libres y con observadores internacionales.

“De una dictadura se sale por elecciones, eso fue así en Uruguay, Chile, Argentina. De las dictaduras se sale con elecciones y esa es la solución”, afirmó Almagro.

Según consigna el diario español ABC la diplomática se plantó ante los periodistas y afirmó: “Vengo a protestar enérgicamente por esta rueda de prensa, esto es violatorio de las normas de la OEA, esto no se puede hacer, estas son personas de un partido político (Voluntad Popular) que se ha negado a sentarse al diálogo en Venezuela”.

En la nota de protesta enviada a la presidencia del Consejo, publicada por la agencia EFE, Venezuela denuncia que Almagro ofreció con esa convocatoria “una muestra más del duro golpe a la institucionalidad de la OEA”.

Para los diplomáticos venezolanos Almagro utiliza “una vez más, los espacios de la OEA con fines proselitistas” y “viola el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados”.

Tras la interrupción de Velásquez, Almagro manifestó que este incidente le “convence más del esquema de persecución (a los que critican al Gobierno de Nicolás Maduro), los sigue a todas partes”.

Almagró sostuvo que “la práctica en la OEA sea siempre esta, de tener la apertura suficiente para que cada uno pueda expresar su disidencia” y volvió a denunciar “el régimen dictatorial” que, en su opinión, gobierna en Venezuela.

El excanciller uruguayo propuso una salida para la crisis generalizada que atraviesa Venezuela

Luis Almagro se comprometió además a no olvidarse de los demócratas venezolanos. «Yo no estoy atado a este cargo, pero sí a los principios. Y voy a dejarme la piel por ellos, siempre, porque valor nunca me va a faltar», indicó.

En tanto, Ceballos denunció que la interrupción de Velásquez es un ejemplo de lo que ocurre en Venezuela, “así como nos persiguen aquí, peor en nuestro país”.

Tintori, por su parte, pidió a los Estados de la OEA que apoyen a Almagro en la petición que hizo la semana pasada para aplicar la Carta Democrática de la OEA y suspender a Venezuela del organismo si no convoca elecciones generales en un plazo de 30 días.

Suspender a Venezuela de la OEA es un proceso diplomático complejo que requiere el apoyo de dos tercios (24) de los 34 países miembros. La suspensión es la sanción más alta que la OEA puede hacer a un Gobierno y solo se ha efectuado una vez desde la creación de la Carta: tras el golpe de Estado en Honduras de 2009.