VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Un muerto tras los graves incidentes y la suspensión de Gimnasia-Boca en La Plata

La víctima de 57 años se llamaba César Regueiro. Lo apodaban "Lolo", era hincha del "Lobo" y solía ir a ver al equipo a la cancha. Se descompensó mientras estaba en la tribuna luego del inicio de los disturbios, y falleció por un paro cardíaco. Además hay más de 100 heridos.

Un hombre de 57 años murió luego de que el partido entre Gimnasia y Esgrima y Boca Juniors se interrumpiera a los 10 minutos del primer tiempo por incidentes fuera del estadio del club platense entre hinchas locales que pugnaban por ingresar cuando las puertas se habían cerrado y la policía, que intentó contenerlos lanzando gases lacrimógenos que invadieron el terreno de juego y afectaron a los aficionados que estaban en las gradas y a los propios protagonistas. Además hay más de 100 heridos, entre ellos un camarógrafo de TV que recibió un balazo de goma de un agente.

La víctima fatal se llamaba César Gustavo Regueiro según el parte policial al que pudo acceder El Cronista, lo apodaban "Lolo" y era hincha de Gimnasia, equipo al que solía ir a ver a la cancha. Se descompensó mientras estaba en la tribuna luego del inicio de los disturbios, y falleció por un paro cardíaco en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) San Martín, de la capital bonaerense.

Una imagen de la víctima César "Lolo" Regueiro, que murió tras descompensarse en la tribuna en medio de los incidentes en el partido entre Gimnasia y Boca en La Plata.

En la previa del encuentro, en las inmediaciones del estadio Juan Carmelo Zerillo, se desató una serie de incidentes cuando el público local intentó entrar rápidamente y desde el club decidieron cerrar las puertas, y los hinchas y socios que se quedaron afuera no lo tomaron a bien y se enfrentaron con la Policía en los distintos accesos del Bosque.

Algunos hinchas de Gimnasia que estaban en la tribuna se metieron en el campo de juego tras empezar a sentir los efectos de los gases lacrimógenos. 

En un principio hubo corridas, piedrazos y balas de goma, pero con el correr de los minutos los uniformados respondieron con gases lacrimógenos, que terminaron ingresando al campo de juego y afectaron a jugadores, cuerpo técnico y terna arbitral, además de los hinchas de las plateas más cercanas a los incidentes.

El partido quedó demorado a los nueve minutos de juego, con ambos planteles retirándose al vestuario hasta que pase el efecto de los gases. Finalmente, el árbitro Hernán Mastrángelo suspendió el juego por falta de garantías.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.