Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Volkswagen invertirá u$s 200 millones en sus plantas argentinas

La terminal alemana localizará más piezas, sumará un nuevo modelo de producción nacional e introducirá más versiones en su planta cordobesa de cajas de cambio

Viktor Klima es el único de los diez presidentes de las automotrices locales que tuvo experiencia en la gestión pública. Llegó a primer ministro de Austria, hasta que, en 2000, decidió retirarse de la política y regresó al sector privado con un destino lejano: presidente de la filial argentina de Volkswagen.

Desde ese momento le tocó pilotear la estrategia de la automotriz en la peor crisis de la economía local en los últimos 50 años y vivió la caída abrupta de cinco presidentes, la devaluación y la crisis financiera.

Sin embargo, es optimista respecto del futuro. “Nosotros esperábamos como tantos gurúes de la economía local un tipo de cambio de $ 5 o $ 6 por dólar para esta altura del año. Sin embargo, la Argentina nos sorprendió para bien con un dólar estable”, señala. En la empresa proyectan un tipo de cambio de entre $ 2,90 y $ 3 para 2004.

“En términos de inflación y crecimiento proyectado para el mercado también nos fue mucho mejor de lo previsto y, por eso, creemos que hay buenas perspectivas”, señala. No obstante, aclara que será necesaria mayor seguridad jurídica.



Optimismo sustentable

El optimismo de Klima se sustenta en varios proyectos que tiene en carpeta. “Queremos fortalecer nuestra presencia como productores locales de coches y componentes y por eso definimos un plan de inversiones por 600 millones de pesos –u$s 200 millones– en los próximos dos años”, anticipa. El desembolso se destinará a la planta de Pacheco donde hoy fabrican el utilitario Caddy y el Polo –que tendrá un facelift (actualización) a finales de 2004– y en incorporar productos en su planta cordobesa de cajas de cambio, desde donde exportan el 95% de la producción. También aumentará la localización de piezas.

El ejecutivo no quiso dar precisiones respecto del nuevo vehículo que, según anticipó Peter Hartz, vicepresidente mundial de la compañía, se fabricará en Pacheco desde 2006 y peleará la franja medio alta.

“Dentro de tres años o más tendremos una nueva plataforma asignada con el objetivo de optimizar la complementariedad con Brasil”, agregó.

Volkswagen Argentina facturará este año unos u$s 550 millones y tendrá ganancias operativas por unos u$s 44 millones. “Volvimos a ser rentables gracias a los aportes de la casa matriz que nos permitieron saldar las deudas en dólares y también al ajuste realizado en nuestra estructura de costos. No vendimos ni vamos a vender coches a pérdida”, se defiende.

En su balance de fin de año, el ejecutivo se dio tiempo para destacar al equipo –los empleados– que trabaja en la empresa y a los resultados comerciales. El Gol, su modelo estrella recuperó el primer puesto de las ventas con un 13,2% de participación, la más alta de los seis años durante los cuales estuvo primero. Esto fue clave para que la compañía lidere las ventas totales de autos, con unas 19.214 unidades patentadas en el acumulado anual y una cuota del 23,9%, la más alta desde que se separó Autolatina (la sociedad que tuvieron con Ford hasta mediados de los ’90). En el segmento premium, su marca Audi se quedó con el 50% del mercado y se convirtió en el líder absoluto, según detalló Klima. Otra de las cartas fue la exportación. El Caddy y el Polo llegan a destinos tradicionales pero también a Algeria y Rusia.



Piqueteros

Klima también se refirió al problema de los piquetes. “Creo que, como ocurre con los políticos o los sindicalistas, no se debe generalizar. Hay que separar a quienes tienen fuerzas destructivas de los que quieren construir”.