Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Stiglitz: “El Estado tiene que participar activamente en el sistema financiero”

Para el premio Nobel de Economía, el Gobierno tiene que regular a los bancos por la enorme consecuencia social que la caída del sistema produce sobre toda la sociedad

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, defendió la participación del Gobierno en el sistema bancario, tanto en la provisión de financiamiento a través de entidades públicas como en el diseño de una regulación eficiente que asegure la estabilidad de los bancos.

“Existen segmentos en los que la banca pública puede dar créditos más baratos y estimular la competencia”, aseguró Stiglitz durante el “Primer taller de la Red Latinoamericana de Finanzas”, organizado por la Universidad Torcuato Di Tella en el Salón Auditorio del Banco Nación. Stiglitz contó que durante su gestión como jefe de asesores económicos de Bill Clinton fijaron cuatro objetivos que el Gobierno debe lograr con respecto al sistema bancario. El primero es monitorear a las entidades para asegurar su supervivencia. “Cuando los sistemas financieros fallan hay un enorme consecuencia sobre la sociedad y por eso los Gobiernos tienen que intervenir”, afirmó.

El segundo punto es la protección de los consumidores, porque según Stiglitz hay bancos que engañan a los clientes. Debe asegurarse que cada persona sepa lo que está pagando y por qué. En tercer lugar, el Gobierno tiene que fomentar la competencia y evitar que pocos bancos concentren el poder de fijar precios y tasas. En este aspecto, la banca pública puede servir para incrementar la competencia.

Por último, el Estado es responsable de que el financiamiento llegue a aquellos segmentos que habitualmente no tienen acceso al crédito. “En los mercados emergentes esto es aún más grave y habría que estudiar cómo hacer para que los bancos inviertan parte de sus utilidades en programas para dar mayor acceso a las comunidades desatendidas”, aseguró.

Como ejemplo, Stiglitz citó el caso de Fannie Mae, la entidad que más hipotecas otorgó en Estados Unidos y destacó que se trata de una agencia estatal que fue creada para cubrir un bache que había en el mercado.



Bancos de desarrollo

En la última década, muchos países latinoamericanos vieron crecer la solidez de sus sistemas bancarios, pero eso no repercutió en un aumento de la oferta crediticia a todos los sectores productivos.

Por eso, para Stiglitz es importante que el Gobierno siga dando financiamiento al sector privado, especialmente a través de los bancos de desarrollo. El economista citó como casos exitosos al Banco Mundial, al Banco Interamericano de Desarrollo y a Brasil. Pero se reservó una nueva crítica para el Fondo Monetario. “Su función debe ser reexaminada, porque a pesar de ser una institución pública que provee financiamiento, no demostró ser eficiente”.

Stiglitz compartió el seminario con otros cuatro panelistas, entre los que estuvo Javier González Fraga, ex titular del Banco Central, quién coincidió en la importancia de tener bancos locales para asegurar el financiamiento a Pymes. Para eso destacó tres maneras de llegar a los sectores con dificultad de acceso al crédito: bancos públicos, banca cooperativa y agencias de crédito.