Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Servicios, industria e individuos son los sectores que toman más préstamos

Sectores industriales vuelven a confiar en los bancos como fuente de financiamiento. En el caso de individuos, la demanda se orienta principalmente hacia créditos personales

La capacidad de empresas e individuos de financiarse con fondos propios está llegando a su límite. Por eso, la demanda de crédito es cada vez mayor, aunque la intensidad varía de acuerdo con los sectores. En el último año, los servicios, la industria manufacturera y los individuos en relación de dependencia explicaron la mayor parte del aumento en el stock de préstamos, con una suba superior a $ 10.400 millones.

El stock total de créditos en situación normal trepó $ 9.800 millones, e incluye una caída de $ 2.000 millones en el sector de producción primaria, según un informe de la consultora econline.com. Entre los sectores que demandaron más crédito también se cuentan el comercio, la construcción y las empresas de electricidad, agua y gas.

Como las grandes empresas están recién volviendo al sistema, la mayor parte del aumento en los sectores de servicios e industria responde a Pymes. “La información divulgada por el BCRA de los préstamos por actividad es de vital importancia para medir aquellos sectores que están demandando más crédito para sostener el aumento de su actividad o el consumo en el caso de individuos”, destaca el reporte.

La variación relativa en cada uno de los sectores es muy diferente. Las empresas de servicios, que en términos absolutos registraron la mayor suba ($ 4.347 millones), aumentaron su stock en un 19%. En la industria manufacturera, en cambio, los créditos subieron $ 3.190 millones, que supone un crecimiento de 83%. Es decir, la industria está demandando mucho más crédito que el sector de servicios. La proporción es aún mayor en el comercio y la construcción, cuyo stock trepó 94% y 198% respectivamente. Estos números dan una buena pista de cuáles son las actividades que están empujando el crecimiento del producto.

A eso se suma el continuo crecimiento en los préstamos a individuos. Aquellos destinados a personas en relación de dependencia subieron $ 2.881 millones en un año (44%). “Es claro que Pymes e individuos están movilizando el mercado de crédito y eso se potencia porque muchos bancos apuntan todas sus armas hacia esos dos segmentos”, afirma un ejecutivo de un banco público.

Otra tendencia que se registró durante el último año es una mejora en la calidad de la cartera de los bancos. Los créditos en situación normal pasaron del 79% al 86,3% de los préstamos totales. Según econline.com esto se debe a la mejora económica y a los procesos de reestructuración de deuda privada que fueron cerrándose.



Revancha

Es época de revancha para los bancos, que vuelven a convertirse en la principal opción para cubrir las necesidades de financiamiento. Según el último dato de la Encuesta Mensual Industrial (EMI) del Indec, el 45% de las compañías prevé cubrir sus necesidades de financiamiento con crédito bancario. Eso representa un aumento de 18 puntos porcentuales frente al mismo período del año anterior. El 35,8% se financiará con fondos propios, casi la misma cifra que en el primer trimestre de 2004. Más atrás siguen proveedores y créditos internacionales.

Claro que todavía hay varios desafíos importantes. Por un lado, según la misma encuesta, el 82% de las empresas dijo que sus necesidades no variarán y el 18% restante que aumentarán.

Por otro, los principales destinos de los nuevos créditos serán la compra de insumos (29,5%), la financiación de exportaciones (25,1%) y la financiación a clientes (18,8%). Los créditos para inversiones nuevas o vigentes son el 15%, con lo cual los créditos de largo plazo aún tienen poco peso en el total de financiaciones.