SE TRATA DE TRES LABORATORIOS QUE HOY FABRICAN A FAÇON EN EL ESTABLECIMIENTO

Schering vende la mitad de su planta a Kampel, Gobbi y Altana

Para concretar la operación y separar la planta de su negocio comercial, Schering creó la sociedad Newprod, de la que mantendrá el 50% de las acciones

Schering Argentina parece haber encontrado una fórmula intermedia para responder al mandato de su casa matriz alemana de racionalizar los costos locales y achicar el número de plantas a nivel mundial. Decidió vender parte de su establecimiento productivo ubicado en Belgrano a tres laboratorios que, en la actualidad, fabrican allí sus productos a façon: la multinacional Altana Pharma –fabricante de Hepatalgina– y los nacionales Kampel Martian (KLM) y Gobbi Novag.

Para concretar la operación y separar la planta de su negocio comercial, Schering creó la sociedad Newprod, de la que mantendrá el 50% de las acciones. El resto se dividirá entre los compradores. El acuerdo se firmará en los próximos días, según adelantó Walter Klemann, gerente General de la filial alemana, quien optó por no revelar el monto. “Encontramos la forma de maximizar la capacidad de producción de la planta, de 35 millones de unidades, y de mantener al personal, sin desprendernos del establecimiento. Así logramos estabilidad a largo plazo , señala.

En rigor, la decisión no es nueva. Fue tomada hace dos años, tal como adelantó El Cronista en agosto de 2002. La caída de las ventas domésticas en dólares, producto de la crisis económica y la devaluación, sumada a la implementación de los remedios genéricos, fueron un argumento de peso en la decisión de la casa matriz.



Una fórmula repetida

La estrategia fue común entre otras multinacionales con operaciones locales. Por caso, la suiza Novartis vendió su planta a Phoenix en enero de 2002, aunque sigue fabricando allí sus medicamentos, y el centro productivo de la francesa Aventis fue adquirido hace unos meses por el empresario del sector Hernán López Bernabó.

“Si bien la devaluación abarató el costo de la mano de obra, la inversión en dólares que se necesita para mantener una planta industrial con los nieveles y exigencias internacionales es altísima. Y en general, las compañías prefieren privilegiar sus plantas en Brasil, donde el mercado es cuatro veces mayor , explica Klemann.

Con todo, Schering se preocupó en reafirmar su compromiso en el país. “La Argentina es para nosotros el tercer mercado más importante de Latinoamérica, después de México y Brasil. Estamos aquí desde 1926 y hemos invertido en tiempos buenos y malos. Esto no cambiará , señaló Ullrich Köstlin, integrante del directorio del grupo Schering. De todos modos, el ejecutivo alemán, de paso por Buenos Aires, dejó en claro la preocupación de la empresa por el pago de la deuda externa, aunque el default no es tan grave como para postergar las inversiones locales previstas. Este año, la filial desembolsará en investigación y desarrollo cerca de 3 millones de dólares. “Recuperamos el nivel de ventas en unidades que tuvimos antes de la devaluación, en el 2001, cuando ya había caído el mercado un 8% , agrega Klemann. Y estima que este año la filial crecerá un 10% sobre la facturación de

u$s 37 millones obtenida en 2003.



Noticias de tu interés