Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Santa Fe, la provincia más favorecida por la devaluación

El aumento de la producción oleaginosa y la mejora del precio de la soja fueron los factores que más influyeron en el crecimiento de la economía provincial

A contramano de lo que ocurrió durante la última década, Santa Fe creció en lo que va del año a un ritmo superior al que lo hizo el resto de la Argentina, impulsado por la buena performance del campo y de las exportaciones. Al mismo tiempo, los indicadores de empleo reflejaron esta situación y el cambio de panorama que viven casi todas las localidades de la provincia.

El principal factor de crecimiento de Santa Fe en los primeros nueve meses de 2003 fue la producción de granos, que creció 8,5% con respecto a la campaña agrícola anterior, mientras que en el resto del país el aumento fue sólo del 3,1%. La diferencia se explica por el fuerte incremento de la producción santafesina de oleaginosas, que en otras provincias del norte y centro del país se vio afectada por la prolongada sequía. Además, durante la campaña actual, el precio de la soja subió 10%, lo que se vio reflejado fuertemente en los indicadores económicos de la provincia. Otro factor importante para Santa Fe fue el aumento del 2,4% de la faena de ganado vacuno y el incremento de 77% del precio de los novillos. En el orden nacional, esta actividad disminuyó 2,2%, a pesar de la mejora de los valores. Todos estos datos surgen de un trabajo elaborado por Ieral-Fundación Mediterránea, que destaca el rol que la agricultura viene cumpliendo en este proceso.

Todos estos factores más que compensaron el efecto de la inundación que entre abril y mayo desbordó la capital provincial y dejó a miles de familias sin hogar y sin empleo.

“El panorama es de cambio total a partir de la devaluación. La realidad es que si el campo anda bien, la Argentina anda mejor”, señaló Federico Boglione, presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario. Según el dirigente, en esa ciudad hubo un cambio total a partir de 2002, pues el dinero no reinvertido en el campo se canalizó en inversiones inmobiliarias en los centros urbanos. El informe de Ieral-Fundación Mediterránea refleja esto cuando explica que el sector donde más creció el empleo fue el de la construcción. Las exportaciones también aportaron lo suyo. El 75% de los granos, aceites y subproductos que salen del país lo hacen desde puertos santafecinos.

Además, en lo que va de 2003, la recaudación de Ingresos Brutos aumentó once puntos más que en el nivel nacional. Pero es quizás el empleo el que refleja más acertadamente el cambio de perspectivas del último año, ya que en la provincia creció con mayor fuerza que en el total del país. Por caso, la tasa de desempleo cayó en el Gran Rosario cayó 6,4 puntos porcentuales entre mayo de 2002 y mayo de este año, mientras la tasa promedio nacional lo hizo en 5,9 puntos. “Hay sectores como maquinaria agrícola, autopartes, indumentaria y calzado, que están trabajando al 90% de su capacidad. En gran parte, esta reactivación se produce gracias al consumo que genera el campo”, afirmó Carlos Garrera, presidente de la Federación Industrial de Santa Fe.

Tanto las fábricas de maquinarias como algunos frigoríficos y fábricas de silos están invirtiendo para aumentar su capacidad de producción, dado el fenomenal crecimiento de la demanda interna y externa. Sin embargo, muchos advierten que la infraestructura de la provincia se encuentra casi colapsada, por lo que hacen falta inversiones para poder manejar la futura producción. En particular, el transporte de energía eléctrica y de gas están trabajando al máximo de su capacidad y se necesitan mejores rutas.