Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pegasus, a un paso de quedarse con Freddo

La venta, que se haría en u$s 15 a 20 millones, entra en ‘due diligence’. El fondo negociará en soledad las condiciones del contrato final, tras dejar a Perez Companc en el camino

La pelea por el control de la cadena de heladerías Freddo llega a su fin. A última hora de anoche, el fondo de inversión Pegasus Capital sellaba un acuerdo de exclusividad por el que se convertirá en el único candidato en carrera para controlar la empresa fundada por las familias Guarracino y Aversa.

Si bien al cierre de esta edición los directivos del Banco Galicia y del fondo seguían discutiendo en las oficinas de la entidad financiera la letra chica del pacto, en el mercado se descuenta que llegarán a un acuerdo. E, inclusive, desde hoy la operación entrará en etapa de due diligence, auditoría previa al cierre de la compra definitiva. La cifra que Pegasus Capital finalmente pagaría por Freddo se mueve en la franja de u$s 15 y 20 millones.

De esta forma, salvo que ocurra algún imprevisto de último momento, Perez Companc quedó nuevamente en el camino para adquirir la cadena de heladerías, por la que ya había pujado con el Exxel Group en los ’90. El fondo liderado por Juan Navarro desembolsó en ese entonces los u$s 82,5 millones necesarios para adquirir la firma.

En octubre de 2001, poco antes de la salida abrupta del ex presidente Fernando de la Rúa, Freddo cambió nuevamente de manos, cuando un grupo de bancos, encabezados por el Galicia, se quedó con las acciones de la heladería, a cambio de un crédito de u$s 30 millones que habían otorgado al Exxel. Desde ese momento, comenzó la cacería por un comprador.



El perfil del nuevo dueño

Pegasus Capital se dedicó inicialmente a las inversiones de riesgo hasta que, con la compra de la cadena de disquerías Musimundo, pegó el salto a la selecta liga de quienes manejan activos grandes y medianos.

La primera medida adoptada por el fondo en esa empresa fue sumar 1 millón de discos al stock de la cadena y cerca de 100.000 libros, para darle pelea a Yenny y El Ateneo, su principal rival controlado por la familia Grüneisen.

Mario Quintana –cofundador junto con su socio Dirk Donath de Eki Discount y de FarmaCity y ex McKinsey– y Woods Staton (director regional y fundador de McDonald’s Argentina), figuran a la cabeza de Pegasus, un fondo liderado por cinco directores gerente de muy bajo perfil.

Cuando Freddo pasó a manos del Exxel facturaba 36 millones de pesos-dólares y tenía 47 locales. Contaba con 801 empleados y una producción de 2,1 millones de kilos. Sin embargo, el embate de la recesión y el cambio en algunas fórmulas originales hizo que se redujeran un 33% las ventas a u$s-$ 24 millones, y se desprendieran de unos 229 empleados. También cerró 20 de las 21 sucursales que había abierto.

Para recuperar el posicionamiento perdido, el Banco Galicia convocó a Juan José Guarracino, hijo de uno de los fundadores de Freddo, que retomó las recetas originales. Hoy la compañía prevé facturar unos $ 35 millones en 2003, un 20% más que al año pasado a través de sus 29 puntos de venta. La cadena produce 1,5 millón de kilos anuales.