Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Mejora la percepción de la gente sobre la economía

Fue importante el repunte de la confianza en el Gran Buenos Aires, sigue bajo entre los porteños y cayó en el interior, aunque se mantiene optimista en el mediano y largo plazo

Luego de cuatro meses de continua caída, la confianza del consumidor repuntó levemente en diciembre, al registrar una variación positiva de 0,9% a nivel nacional respecto a noviembre, según la medición de la Universidad Torcuato Di Tella. Pero esta ligera mejoría fue impulsada casi exclusivamente por el subíndice que abarca al Gran Buenos Aires, que verificó un incremento de 6,2%, ya que en Capital Federal e Interior se observaron caídas de 0,6 y 4,1% respectivamente.

De todos modos, desde julio de este año la confianza de los consumidores acumula una caída de alrededor de 10%.

Pero la evolución del Índice Líder, elaborado por la Universidad para anticipar el nivel de actividad de la economía en el corto plazo, seguramente encenderá una luz amarilla en el Gobierno, ya que descendió 1,5%, sumando la segunda caída consecutiva. Sin embargo, los analistas de la Di Tella destacaron que esta variación “no es suficiente como para afirmar que ha cambiado la tendencia positiva que viene experimentando el índice desde finales de 2002, ya que la probabilidad de recesión aún no alcanza el umbral como para pronosticar dicho comportamiento”.

Según explicó el director del Centro de Investigación en Finanzas de la Di Tella, Martín González Rozada, el crecimiento en el subíndice del Gran Buenos Aires está impulsado “por el aumento en el número de personas que considera éste un momento propicio para la compra de bienes durables o inmuebles”.

“En marcado contraste, los consumidores del interior del país y de Capital Federal presentan menos optimismo que sus contrapartes del Gran Buenos Aires”, agregó el economista.

Para González Rozada, el empeoramiento en las expectativas respecto de la situación económica personal y de la situación macroeconómica motorizan la tendencia negativa que se viene manifestando en los últimos meses.

En Capital Federal, por ejemplo, la situación económica personal desmejoró para un 3,83%, siendo el deterioro de las expectativas a un año lo que impulsó este descenso. Sin embargo, aproximadamente el 50% de los encuestados consideró que la situación macroeconómica mejorará tanto a corto como a mediano plazo. La variable que se mantiene altamente positiva en Capital se relaciona con la posibilidad de compra de bienes durables e inmuebles, que registró una suba de 13,5%.

En el Gran Buenos Aires, el 20% de los encuestados consideró que su situación económica personal mejoró respecto del año anterior. La pregunta que refleja las expectativas respecto a la situación macroeconómica, tanto a corto como a mediano plazo, presentó una variación positiva del 1,71%.

En el interior, Córdoba, Mendoza y Tucumán anticiparon la estabilización de la demanda, pero con cierta volatilidad en resoluciones políticas. Las expectativas respecto de la situación macroeconómica cayeron un 5,82% y las expectativas respecto de la situación económica personal cayeron un 0,28%, sin embargo las expectativas a un año presentaron una variación positiva de considerable magnitud.