Los fabricantes de indumentaria también juegan su campeonato

Los inconvenientes financieros y el parate de la producción que atraviesa el grupo textil Gatic impactó de lleno en los equipos de fútbol que, hasta el campeonato pasado, vestían Signia, la marca estrella de la empresa.

El primero en rescindir el contrato de provisión de ropa y dar un golpe de timón fue San Lorenzo. El equipo de Boedo ahora utiliza indumentaria Lotto, luego de firmar un contrato anual que incluye la provisión de ropa por valor de 200.000 pesos. El club Quilmes es el otro equipo que es vestido por la marca italiana.

La crisis de Gatic también llegó al sur del conurbano bonaerense. Arsenal de Sarandí, que también usaba Signia ahora utiliza ropa Mitre al igual que Lanús que, hasta el Apertura ’03, tenía indumentaria Le Coq Sportif.

Por su parte, Vélez, que hasta el torneo pasado usaba la marca Fila, firmó un nuevo contrato con Alpargatas por dos años para recibir ropa Topper. Desde hace algunos años, Topper también es la marca elegida por los dos vecinos de Avellaneda: Independiente y Racing.

En los demás clubes no hay modificaciones con respecto a las marcas que usaron en el torneo pasado. La estadounidense Nike sigue vistiendo al multicampeón Boca Juniors y River Plate renovó su vínculo con Adidas, que le paga u$s 3 millones por año; Puma sigue con su escuadrón de equipos, compuesto por Colón, Gimnasia, Rosario Central y Talleres, y Estudiantes y Chacarita hacen lo propio con Mitre.

Olimpo, Rafaela, Banfield, Newell’s y Chicago se distribuyen las restantes cinco marcas que visten a los equipos del Clausura. Los bahienses usan la ropa de Kalong, los rafaelinos, Brisa; el Taladro viste Nanque, los rosarinos, TBS y los de Mataderos, Penalty.