Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los 30 gurúes de los mercados

Algunos gestionan inversiones. Otros analizan y predicen la marcha de los mercados. Unos pocos supervisan que las reglas se cumplan y castigan a los infractores. Pero todos ellos comparten algo: son las figuras más influyentes entre inversores

¿A quién siguen los inversores cuando tienen que tomar sus decisiones? La revista SmartMoney reunió en el número que publicará en diciembre a las treinta figuras más influyentes en los mercados. Algunos no necesitan presentación, como Warren Buffett, el financista que, desde que en 1966 se hizo con el control de la firma a través de la que canaliza sus inversiones, Berkshire Hathaway, multiplicó por 4.000 la cotización de sus acciones. Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal, tampoco necesita explicaciones, al igual que el recientemente estrenado presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude & Trichet.

Pero no son los únicos hom

bres que son escuchados. Las decisiones del jefe de Inversiones de Morgan Stanley, Steve Galbraith, también mueven mercados, don que tiene también Abigail Johnson, directora general de Fidelity Management & Research, la mayor administradora de fondos del mundo. La revista no se olvida en su ránking del norteamericano medio, propietario de vivienda, una franja de población cuyo patrimonio suma un total de 7,7 billones de dólares, equivalente a las dos terceras partes de la capitalización bursátil de los mercados estadounidenses.

Los escándalos de los últimos años, que se iniciaron con Enron, continuaron con los conflictos de interés de las firmas de Wall Street, y se encarnan ahora en las irregularidades aún por revelarse de los especialistas de la Bolsa de Nueva York y los fondos de inversión, convirtieron a los reguladores en figuras casi de culto entre los inversores. Eliot Spitzer, fiscal general del Estado de Nueva York, se erigió en una especie de autoridad moral de los mercados.

Ahora, las miradas están pendientes de John Reed, presidente provisional de la Bolsa de Nueva York, y de la reforma que propuso, tras la abrupta salida de Dick Grasso, una de las figuras más populares hasta que se conocieron los excesos de su remuneración.

Pero los inversores encuentran también otras fuentes de inspiración. El béisbol, sin ir más lejos es una de ellas. Billy Beane, director general de los A’s de Oakland, también es un referente. ¿Su secreto? Contratar jugadores de calidad descartados por otros equipos con sueldos bajos y dejar que se revelen. Sus tácticas lo han convertido en una especie de héroe para inversores.