Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las divisiones de la oposición bloquean avances en México

La amenaza de ruptura en el tradicional Partido Revolucionario Institucional (PRI) frena los cambios impositivos que reclama el gobierno para realizar inversiones

La Cámara de Diputados de México discutía ayer una reforma fiscal que se considera crucial para el crecimiento del país, pero las luchas internas en el otrora invencible Partido Revolucionario Institucional (PRI) dificultan las negociaciones y ponen en duda la gobernabilidad para los tres años que le quedan en el poder al presidente Vicente Fox.

Durante el debate, el Congreso estaba fuertemente custodiado por cientos de policías porque los sindicatos amenazaron con protestas y huelgas si se aprueban los nuevos impuestos.

México recauda menos de 12% de su Producto Interno Bruto en impuestos y esto le deja al Estado muy poco dinero para inversiones. Esta es la segunda vez que el gobierno intenta aplicar drásticas reformas al código impositivo y está tratando de aplicar el IVA a los alimentos y las medicinas, que actualmente están exentos. Estas propuestas fiscales del gobierno son las causas inmediatas de las fricciones en el principal partido opositor.

Elba Esther Gordillo, que en julio fue elegida secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y es una fuerte defensora de la idea de trabajar con Fox, trató inicialmente de que su partido apoyara un IVA más reducido, antes de abandonar la idea hace tres semanas.

Entonces Roberto Madrazo, el presidente del PRI, anunció que su partido respaldaría la aplicación de nuevos impuestos a la producción y distribución de alimentos y medicinas, pero no al consumo. Sin embargo, luego de que diputados del PRI se quejaran por no haber sido consultados, Madrazo se desentendió de la propuesta y dijo que la idea era del gobierno. Gordillo, que actuaba como coordinadora de su partido en la Cámara baja, lo acusó de mentiroso y un grupo mayoritario de legisladores del PRI pidió que fuera desplazada de su puesto como coordinadora y se nombrara en su reemplazo a Emilio Chauyffet, un ex ministro del Interior.

Esta lucha interna es la peor que ha sufrido en las últimas décadas el partido opositor, que domina la Cámara baja y también el Senado. En el largo plazo, los analistas están alarmados por la posibilidad de que se produzca una división seria en el PRI, un partido que mantuvo el poder en México durante muchos años gracias a su capacidad de mantener la lealtad de numerosos grupos de intereses contradictorios. También preocupa lo que se percibe como un súbito vuelco hacia la izquierda. En julio, parecía que Madrazo estaba tan interesado como Gordillo en que el partido respaldara un aumento en los impuestos.

Walter Molano, analista latinoamericano de BCP Securities, una firma de Connecticut, Estados Unidos, sugirió que es posible que los enfrentamientos en el PRI sean una reacción ante la creciente popularidad de Andrés Manuel López Obrador, el alcalde izquierdista de Ciudad de México.