Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La industria tropezó 0,4% en abril pero creció 7,1% en lo que va de 2005

La mejora del sector industrial fue de 10,2% con respecto a abril de 2004. La utilización de la capacidad instalada se redujo 0,3%, pero se mantiene alta en varios rubros

La industria tuvo su segundo traspié en el año y retrocedió 0,4% en abril respecto a marzo. Sin embargo, el sector industrial creció 10,2% en relación a igual mes del año pasado, y acumuló en el primer cuatrimestre de 2005 un alza de 7,1%. Hubo una leve baja de la capacidad instalada, que se mantiene en niveles muy altos en varios rubros.

Además, según indicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), las expectativas de los empresarios se deterioraron respecto al mes pasado. Tanto los niveles de exportación, como la demanda interna esperada fueron menores a la última medición.

En lo que respecta a abril, el Estimador Mensual Industrial (EMI), que mide el desempeño de la industria, volvió a estar impulsado durante abril por las terminales automotrices, que acusaron una suba interanual de 38,2% en su producción.

Esta alza disparó un incremento de 11,3% en las industrias metálicas básicas, y de 23,8% en la producción de neumáticos. Otro sector que registró un importante crecimiento interanual fue el de producción de minerales no metálicos, destinados a la construcción, que ascendió 29,4%, y el de sustancias y productos químicos, que mostró un 9,2% de mejora.

En contrapartida, la evolución del EMI fue frenada por la caída del 0,9% en la refinación de petróleo, que empujó hacia abajo el promedio fabril.

Los empresarios del sector, en la encuesta cualitativa que realiza el Indec, pusieron paños fríos al optimismo registrado en meses anteriores. El 66,7% de las firmas consultadas no espera modificaciones en la demanda interna para mayo, mientras que el 17,9% anticipó una suba (esta cifra llegó a 34,2% el mes anterior) y el 15,4% prevé una baja. Por el lado de las exportaciones, el 59% de los consultados estimó un ritmo estable, mientras que un 23,1% anticipó una mejora (cifra que llegó a 36,8% el mes previo) y el 17,9% estimó una disminución.

En el caso de las ventas al Mercosur el panorama fue aun más cauto. El 13% de los empresarios dijo esperar una alza en las ventas respecto a abril, 12,6% prevé una baja y el 74,4% no anticipó cambios.

Por otra parte, la utilización de la capacidad instalada alcanzó 70,9% en promedio para todo el sector manufacturero, colocándose apenas por debajo del promedio del mes último (71,1%). Las industrias metálicas básicas resultaron las más asfixiadas por la falta de inversión y su utilización trepó hasta 97,6% de la capacidad. Le siguen las productoras de papel y cartón, con 85,2% de su potencia en uso, y las refinadoras de petróleo, con 84,3%. La fabricación de vehículos automotores, minerales no metálicos y tabaco son las únicas tres industrias que mantienen su

capacidad instalada por debajo de 60%.

El cuello de botella en los sectores industriales que presentaron mayor saturación se debió a que el aumento de demanda superó la inversión realizada para ajustar la oferta. En general, se trata de sectores ligados a la industria sustitutiva de importaciones o a la producción de bienes transables.

La escasa inversión es el mayor obstáculo que enfrenta la industria para consolidar su crecimiento. El año pasado, la inversión alcanzó 19% del Producto Interno Bruto (PIB) y se espera que este año suba al menos hasta 22%, y continúe la tendencia en alza hasta alcanzar el 25% que representa la inversión en países que mostraron una expansión sostenida. La inversión continúa siendo impulsada por las pymes y en muchos casos solo alcanza a cubrir las amortizaciones de capital del año.