Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Argentina pelea el liderazgo en fútbol virtual

El equipo nacional pasó a octavos de final en la segunda edición de este encuentro ciberdeportivo. Lo organiza ManagerZone, un juego sueco con 700.000 seguidores en todo el mundo, cuyos usuarios también administran los clubes. El 98% de los participantes tiene entre 15 y 28 años y deben convertir a sus equipos en empresas rentables. Por primera vez, el país será sede de la final, en un bar temático. La casaca albiceleste es una de las favoritas, tras la selección italiana

Tuvieron que pasar 27 años, un nuevo siglo y varias tecnologías para que la Argentina volviera a ser anfitriona en un campeonato internacional del deporte que más gusta a los argentinos. El país es sede de la segunda edición de la Copa Mundial de Fútbol Virtual, un evento que congrega a 47 selecciones, formadas a partir del ManagerZone, el juego más popular de administración deportiva, creado en Suecia, cuyos inscriptos son responsables del manejo integral de un club.

Las preliminares de la contienda interactiva comenzaron el 28 de enero, cuando los 130.000 seguidores locales comenzaron la votación del seleccionador nacional quien, a su vez, tuvo que elegir a jugadores para calzarse una pixelada albiceleste.

El encuentro internacional comenzó el 3 de mayo y terminará el martes 31, en una sesión que podrá verse también en barra en el bar temático Locos X el Fútbol, de Recoleta. También podrá palpitarse online, al igual que el resto de los partidos, en el sitio oficial de la copa: www.futbolvirtual.ciudad.com.ar

Para los que se perdieron los cinco encuentros que ya protagonizó la parcialidad albiceleste, ahí va este cibershow de goles:

Argentina-Uruguay. El combinado nacional comenzó desnivelando por tres tantos contra cero, con lúcida actuación del seleccionado de Santiago Cuesta.

Por cinco a dos, superó a Letonia.

Los italianos hicieron temblar a la celeste y blanca por cuatro anotaciones sobre dos.

El empate no ayudó a los locales en el encuentro con Rumania: 1 a 1

La revancha llegó con el partido con Israel, donde los nacionales ganaron por 3 a 0 y pasaron así a octavos de final.

Tras esta performance, la Argentina quedó segunda en su zona, detrás de Italia. Ambos equipos están entre los favoritos para llevarse la copa.

El ManagerZone, que tiene 700.000 seguidores en todo el mundo y está disponible en 25 idiomas, propone que los usuarios asuman la conducción integral de un club. El 98% de sus fanáticos tiene entre 15 y 28 años, y en el país genera por mes 2 millones de visitas únicas y 280 millones de páginas vistas.

Al registrarse, a los jugadores se les asigna un club. Pero aquí se acaba la pasividad de los participantes, que deberán convertirse en verdaderos managers de los equipos. Como primera medida, pueden cambiarle el nombre, crearle una camiseta y hasta elegir sponsor. El siguiente paso es armar el plantel, contratar DT y poner a entrenar al combinado, para que potencien sus habilidades. Por ejemplo, se pueden jugar encuentros amistosos.

Pero no sólo los goles son amores, hay que hacer que el Club recaude. Para ello, es posible agrandar el estadio todas las veces que sea necesario, para cobrar más entradas. Los balances contables se presentan semanalmente y de tener números azules depende la suerte de la camiseta, ya que se pueden comprar y vender jugadores entre los 700.000 clubes que hay en todo el mundo. También semanalmente, se celebran copas oficiales nacionales e internacionales. Pensándolo bien, esta periodicidad no se diferencia demasiado de las del fútbol real. Sólo que, en este caso, ya no hay comisión directiva a quien echarle la culpa cuando la camiseta que defendemos es incapaz de darnos alegrías.