Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Miércoles 16.04.2014 | 04:14
edición impresa

Edicion Impresa General
Imprimir Enviar Votar
0
En enero de 2009, uno de los meses más sombríos de la última recesión, un coleccionista de relojes de Medio Oriente gastó u$s3,3 millones en el nuevo reloj Tourbillon de Piaget, único en su especie, con 1.200 diamantes incrustados y la forma de un templo maya.

Si bien semejantes adquisiciones no son habituales, compradores de Medio Oriente, Asia y América latina, y entre ellos la Argentina, hicieron su aparición a medida que la recesión y el creciente precio del oro hacían declinar la demanda de Europa y los Estados Unidos.

En los Estados Unidos, la venta de relojes de más de u$s 100 cayó un tercio el año pasado, según la firma de análisis de mercado NPD Group, de Port Washington, Nueva York. Las exportaciones de relojes suizos se redujeron un 22% en 2009, la mayor caída desde 1932, según la Federación de la Industria Relojera Suiza.

“La declinación de la cultura de las bonificaciones tuvo un efecto importante en el mercado de relojes”, dijo Catherine Macdonald-Home, editora de la publicación Luxury Briefing. “Muchos hombres compraban un reloj al cobrar la primera bonificación. Se consideraba una especie de rito de iniciación”.

Las perspectivas para 2010 son algo mejores, si bien el segmento de lujo se recupera con más lentitud que el resto del sector. Las exportaciones de relojes suizos, el barómetro del sector, aumentaron un 14% en febrero encabezadas por un aumento de las ventas de 174% en Marruecos, de 157% en Arabia Saudita, de 68% en los Emiratos Árabes Unidos y de 50% en la República Popular de China.

“Hemos tenido un año difícil”, dijo Francois-Henry Bennahmias, responsable ejecutivo y director operativo para América del Norte de Audemars Piguet, la firma suiza fabricante de relojes de lujo. “Una recuperación completa llevará tiempo, pero las posibilidades son mucho mayores de lo que pensamos”.

Relojes complicados y de ediciones limitadas de marcas de primera línea como Rolex, Patek Philippe, Cartier y Richard Mille tuvieron un mejor desempeño que marcas de moda como Bulgari.

Piaget, una subsidiaria de Cie. Financière Richemont, tuvo un crecimiento de un dígito en el año que finalizó el 31 de marzo, luego de anticipar una leve declinación para el año, dice el máximo responsable ejecutivo Philippe Leopold-Metzger.

La compañía, que vende relojes que promedian los u$s 25.000, se ha expandido en China, donde tenía cinco locales hace dos años y ahora tiene 14. De los 11 nuevos locales que se proyecta abrir en el próximo año fiscal, cinco estarán en China y tres en Medio Oriente, dijo.

En el caso de Audemars Piguet, cuyos relojes promedian los u$s 35.000, América latina fue la única región donde creció el año pasado y las ventas de 2009 aumentaron un 25%. Dos modelos de 2010 llevan por nombre “Orgullo de México” y “Orgullo de Argentina”.

“El mercado latinoamericano está floreciendo”, dijo Bennahmias en una entrevista en su oficina de Manhattan. “Asistí a una cena de 30 personas en Caracas. Cada una de ellas tenía más de u$s 150.000 en la muñeca”.

comentarios
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo

No hay comentarios registrados para esta noticia

No hay comentarios destacados para esta noticia