Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Europa propone al Mercosur un acuerdo preferencial de comercio

Lo aseguró ayer en Buenos Aires, el representante del Comercio de la Unión Europea, Pascal Lamy. El plan ofrece mejores condiciones de acceso a ese mercado

La Unión Europea le ofrecerá al Mercosur firmar un acuerdo preferencial al que se negocia actualmente en la Organización Mundial de Comercio (OMC) que permita liberar o mejorar sustancialmente las condiciones de ingreso a los productos que se exportan al Viejo Continente desde el bloque que lideran Brasil y la Argentina.

Así lo aseguró ayer en Buenos Aires el comisario de Comercio de la Unión Europea (UE), Pascal Lamy, al señalar que “con el Mercosur queremos hacer un acuerdo OMC-plus, o plus-plus”, que significa darle libre acceso o mejor acceso a los productos que exportan las naciones sudamericanas.

El representante comercial de la UE estuvo en Buenos Aires en el marco de una gira por países del Mercosur y ofreció una conferencia de prensa acompañado por el secretario de Comercio Internacional, Martín Redrado; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el subsecretario de Integración Económica, Eduardo Sigal; y el jefe del gabinete de Cancillería, Eduardo Valdez.

Claro que, según Lamy, la UE está dispuesta a darle libre o un mejor acceso a los productos que exporta Mercosur en caso de llegar a un acuerdo birregional. También, el comisario europeo espera un tratamiento recíproco de parte de los socios sudamericanos. “Hasta ahora todo marcha bien, pero las declaraciones de amor son fantásticas pero hay que llevarlas a la práctica”, dijo Lamy.

El anuncio negociador de Lamy es sin duda una señal del alerta que registró Europa cuando comprobó que el Mercosur, en la última cumbre del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), estrechó los lazos con Estados Unidos –el principal competidor de la UE–, para negociar un tratado bilateral.

Lamy también tuvo tiempo para marcar las diferencias con Estados Unidos en cuanto a la visión del Mercosur. El comisario afirmó que el proceso de integración regional es la posibilidad que tiene la Argentina de salir de su crisis al tiempo que dijo que el presidente Néstor Kirchner dio un impulso vigoroso al bloque.

El funcionario europeo preguntó, en forma retórica, si Europa podrá dar cabida a las demandas agrícolas que pretende Sudamérica, a la vez de recordar que las naciones europeas quieren asegurarse poder invertir en industrias y servicios y sobre todo en el campo de los mercados públicos. Europa pretende lograr primero un acuerdo en la ronda Doha de la OMC, que continuará negociando el lunes en Bruselas, para una vez llegado a un entendimiento multilateral, ofrecer un plus o preferencia al Mercosur, según remarcaron funcionarios europeos que acompañaron a Lamy en su gira sudamericana.

Lamy, que además se reunió con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, ayer mismo viajó a Brasil. Hoy, participará en ese país del encuentro del Grupo de los 20 (G-20) de países emergentes que se oponen a los subsidios agrícolas. En este caso, Lamy destacó que la UE se puso más flexible para poner en marcha la negociación. Europa propuso eliminar los subsidios a las exportaciones de productos agropecuarios, pero el tema no se pudo comenzar a analizar en Cancún, porque la reunión fracasó. Además, ahora los europeos aceptan sacar de la mesa los denominados temas de Singapur –servicios, compras gubernamentales, protección a las inversiones, y transparencia– para discutirlos en forma bilateral o multilateral con los países que así lo quieran. El escollo más grande que existe en la OMC es la rotunda negativa de Europa de eliminar de las reglas del comercio mundial lo que se denomina “caja verde”, es decir, los subsidios que no provocan distorsiones al comercio.