Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Energéticas: las mejores en la Bolsa y en el mercado de deuda

Las empresas que integran el segmento gasífero, petrolero y energético mostraron un gran desempeño en el sector bursátil, con subas extraordinarias de hasta el 260% el último año. A su vez, son las que más deuda emitieron en el ámbito privado.

Energéticas: las mejores en la Bolsa y en el mercado de deuda

Tubos, petróleo, harina, limones, gas o cemento. Las distintas opciones de inversión en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, casi sin excepción, volvieron a mostrar un excelente desempeño el último año. Tras las subas extraordinarias, que en algunos papeles superaron el 260% entre la víspera electoral y la asunción de Mauricio Macri a la Presidencia, 2016 cerró con una mejora del 45%, que traducido en dólares significó un 20% de rentabilidad neta. En ese marco de subas explosivas, los papeles de las empresas vinculadas al mundo del gas, la energía eléctrica y el petróleo lograron destacarse a fuerza de rendimientos por encima del promedio.

Incluso seis firmas que integran el panel líder de la Bolsa local mostraron un rendimiento superior al 100% y la mitad pertenece al sector energético: Petrobras Brasil (+175,3%), Central Costanera (+123%) y Central Puerto (+102,2%). Por su parte, en el panel general, que casi duplicó su volumen de negocios con relación a 2015, aparecen otras importantes subas: Petrolera del Conosur (+260%), Petrolera Pampa (202,3%), y Capex, con un 121,4%.

"Una serie de acontecimientos, como el levantamiento del cepo y el acuerdo con los holdouts, representa el regreso de la Argentina al mundo y con ello un cambio de paradigma tras tantos años al margen del financiamiento externo", desliza Alejandro Bianchi, gerente de Inversiones de InvertirOnline, una de las razones que explican el voraz apetito por activos nacionales.

Las mejoras y el interés no se limitan a las firmas cotizantes. Para Sebastián Maril, analista de Research for Traders, las empresas del sector energético son las que primero y en mayor volumen salieron a emitir deuda en los mercados de capitales, incluso en el exterior (ver recuadro).

"La gasífera rosarina Albanesi, CGC e YPF recaudaron u$s 1.550 millones en emisiones de deuda el año pasado. Cifra que, en los primeros meses de 2017, ya asciende a u$s 2.100 millones, una suba que supera a cualquier otro sector de la actividad privada", señala el analista. Y añade: "En el caso de las cotizantes, estos fondos se vuelcan en los balances y al mismo tiempo se refleja en el comportamiento de las acciones".

En lo que a "luz" se refiere, para Juan Manuel Vázquez, head of Equity Research de Puente, las razones que explican su buen desempeño bursátil están dadas, sobre todo, por la Revisión Tarifaria Integral (RTI) que dotó de mayores ingresos genuinos a las eléctricas. "A nivel nacional, Transener -transportadora troncal del sistema- y, en el AMBA, las distribuidoras Edesur y Edenor fueron las más beneficiadas", asegura. "En el caso puntual de Edenor -un 51% pertenece a Pampa Energía y el resto flota en el mercado-, el resultado de la última RTI busca regularizar la situación de la compañía. Pero, al ser una recomposición en tres cuotas (hasta febrero de 2018), tendrá un flujo de caja negativo, es decir, ingresos inferiores a lo que se comprometió a invertir. Además, su valor ya subió mucho, por lo cual no creo que en el corto plazo sea una buena opción de inversión", detalla.

Un índice cargado de energía

En el índice MerVal, también llamado Panel Líder, 11 de las 27 empresas que lo integran forman parte del sector energético: Petrobras Brasil (APBR), Central Costanera (CECO2), Central Puerto (CEPU), Edenor (EDN), Pampa Energía (PAMP), Petrolera Pampa (PETR), Petrobras Argentina (PESA), Petrolera del Cono Sur (PSUR), Transportadora de Gas del Sur (TGS), Transener (TRAN) e YPF. La suma de las valuaciones de estas compañías (con la excepción de APBR por tratarse de la casa matriz) alcanza los u$s 18.800 millones. Solo en diciembre, el protagonismo de estas 11 firmas acaparó 40% del volumen negociado entre las acciones que componen el índice. Y enero de este año no fue la excepción, Petrolera del Cono Sur, trepó un 54%; YPF (+35%); Petrobras Argentina (+34%); y más atrás Pampa Energía, creció un 31%.

"Te comprás una acción porque esperas que suba el precio o porque te va a pagar dividendos", apunta Vázquez, y aconseja: "Miro con mejores ojos aquellas empresas que están en la producción, ya que las distribuidoras son por naturaleza pagadoras de dividendos, porque tienen un mercado limitado, como los casos de Edenor y Transener. Además, ahora, el cuadro mediante el cual se compensa a las generadoras es en dólares, lo que plantea una situación interesante". Del mismo modo, advierte, "no vemos una mejora donde el repricing sea agresivo".

Para Bianchi, aún las empresas energéticas tienen mucho camino por recorrer e YPF es una de las más recomendadas a la hora de comprar. "Según nuestros analistas, la petrolera -de mayoría estatal- todavía puede subir un 30% en el año. Pampa Energía un 34% y Transener más de un 50%", arenga, y sigue: "Edenor se muestra un 51% arriba, en base a los objetivos promedios de los analistas que cubren el MerVal, donde, sin dudas, el sector energético es el que tiene mejores expectativas".

El analista de Research for Traders recomienda no comprar en máximos históricos, pero, si los papeles de las distribuidoras eléctricas y de gas caen un 6 o 7%, es el momento de entrar, con la mira puesta a una recuperación a lo largo del año.

Gasíferas, con el empuje de la necesidad

"La Argentina tiene una demanda de gas estimada en 150 millones de m3 por día. Sin embargo, hoy se consumen 120 millones de m3 y un 20% es importado", desliza el ejecutivo de Puente. "El sector de gas nos parece súper atractivo porque hay una necesidad que, en la medida que las condiciones se aclaren, el sector va recibir una fuerte inversión. Si el país quiere crecer, debe cerrar la brecha entre su consumo actual y el volumen producido, y llevar esa marca hasta los 150 millones de m3".

Pampa Energía es el holding verticalmente integrado más importante del sector en el país. La compañía, que cotiza entre Buenos Aires y Nueva York, vale u$s 3.370 millones y es liderada por Marcos Marcelo Mindlin, protagonista de la compra de los activos locales de Petrobras por u$s 892 millones, el año pasado. A su vez, la firma controla la mitad más uno de Edenor, con una valuación en el New York Stock Exchange (NYSE) de u$s 1.400 millones. Y es Petrolera Pampa, presente en el mercado bursátil porteño con un valor de $ 9.700 millones, el brazo ejecutor del negocio gasífero del holding.

"Pampa Energía apuesta más a la producción de gas, por lo cual no descartaría que compre otra empresa vinculada al sector, sobre todo teniendo en cuenta que se desprenderá del negocio de refinación recientemente adquirido a Petrobras", analiza Maril.

"Petrolera Pampa pasó de $23 a $90, pero estamos neutrales porque no hubo aumento de producción. Por su parte, Pampa, entre los activos que heredó de Petrobras, tiene la producción de tight gas lo que la mantiene entre las favoritas”, agrega Vázquez, y continúa: “YPF tiene un 30% de sus ingresos provenientes de gas y está volcándose de lleno a ese negocio, sobre todo porque es más rentable que el petróleo. Sin embargo, en cualquier caso, la continuidad de los planes Gas 1 y 2 serán centrales para saber cómo evolucionará el sector en el mediano plazo”. 

En este segmento también participa el gigante TGS, que, desde su cambio en la composición accionaria el último julio, duplicó su valuación de mercado y hoy vale más de u$s 2.000 millones. Entre las exigencias que encontró Mindlin para hacerse con los activos locales de Petrobras, estuvo la venta de la mitad de las acciones controlantes de TGS a manos de un tándem local, liderado por la familia Sielecki, que pagó u$s 250 millones por un cuarto de la firma. En números, TGS tiene el 60% del transporte de gas del país, facturó $ 7.402 millones y ganó $ 903 millones el último año. Su EBITDA o ganancia operativa orilló los $ 2.232 millones en el mismo ejercicio, es decir, su valuación es 14 veces esa cifra.

En el caso de Transener, que tiene el monopolio del transporte de energía eléctrica, la variable es aún más pronunciada: con un EBITDA de $ 111 millones, la compañía vale 80 veces esa cifra.

Para el Head of Equity Research de Puente, muchas de las valuaciones presentes ya no están concordancia con los flujos reales de esas empresas. “Si la Argentina logra entrar en el índice de países emergentes, a partir de 2018, llegarán capitales frescos provenientes de grandes fondos de inversión que replican ese índice en sus inversiones, pero esos flujos ya no tendrán nada que ver con los fundamentals de la compañía”, cierra.

Nuevos aires

La Ley de Energías Renovables trae oportunidades, pero también penalidades para las firmas que no cumplan con los porcentajes de consumo establecidos en tiempo y forma. Para Juan Manuel Vázquez, Head of Equity Research de Puente, las licitaciones de estos proyectos son un aspecto positivo porque se diversifica la matriz, pero hay que tener cuidado porque el impacto en los balances no es inmediato. "Además, los precios a los cuales se adjudicaron, que parecen muy atractivos, en torno a los u$s 50 o u$s 60 el MW/h, están subsidiados para incentivar las obras a partir de la exención de impuestos a la importación de los equipos a instalar. Si esto cambia, pueden incrementar los costos de manera considerable y las inversiones se tornarían menos atractivas", advierte.

"Genneia, PanAmerican Energy, CGC y Central Puerto son algunas de las empresas que emitieron o van a emitir deuda en corto plazo y se posicionan como una buena alternativa de inversión. En el caso puntual de Central Puerto -la única que a su vez cotiza en el MerVal-, el hecho de haberse adjudicado proyectos renovables representará en un ingreso adicional de dólares a su cash flow, pero son opciones de mediano plazo", aporta Sebastián Maril, analista de Research for Traders.