Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El duhaldismo busca apurar las internas

El PJ bonaerense, mayoritariamente duhaldista, y Felipe Solá dieron en las últimas horas una previsible nueva vuelta de tuerca a sus estrategias. El apoderado partidario, Jorge Landau, reclamó ante la justicia adelantar al 26 de junio la fecha de las internas, petición rechazada por el gobernador.

Ambos sectores están enfrascados en una lucha de posicionamiento, a la espera de lo que decidan el presidente Néstor Kirchner y, en buena medida, su antecesor Eduardo Duhalde. Inclusive, los más extremos aseguran que puede haber en breve un pedido de enjuiciamiento directo a Solá.

Landau se presentó ante la jueza Ana Logar para objetar la fecha del 31 de julio definida por Solá para que haya elecciones internas, abiertas y simultáneas en aquellos partidos que, obviamente, presenten más de una nómina.

Para el apoderado partidario, Solá ha forzado la interpretación de la norma legal, impidiendo que los comicios se realicen en un rango de entre 120 y 180 días anteriores al comicio, convocado para el 23 de octubre próximo.

Si fuera así, el gobernador siguió forzando la normativa. Aseguró que ese plazo es para anunciar la fecha de las internas, no para realizarlas en sí, lo que no quedaría establecido en la ley. En definitiva, como toda norma legal, su redacción es lo suficientemente oblicua como para que se interprete de cualquiera de las formas, y según las necesidades políticas del Ejecutivo.

Finalmente, una ulterior solución a este diferendo tendrá tono político, y pocos dudan de que serán Kirchner y Duhalde los encargados de encontrar la salida. Ayer, desde Rusia, el ex presidente puso su mejor voz para distender ánimos, dándose una vez más como retirado de los fragores partidarios y dejando en su esposa Chiche al libre albedrío de dar o no batalla a Cristina Kirchner por una banca senatorial.

Ayer se mencionó en fuentes nacionales al ministro de Defensa, José Pampuro, como candidato a secundar a la actual senadora por Santa Cruz. Pese a que no hubo, por ahora, pronunciamiento de Kirchner al respecto.