Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Congreso de Brasil sanciona la reforma al sistema de jubilaciones

Al conseguir la aprobación al plan para recortar las pensiones de los empleados públicos, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva se adjudicó su primera gran victoria legislativa

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, obtuvo ayer su primera gran victoria en el Congreso, con la aprobación en segundo turno por el Senado, de la reforma del sistema público de jubilaciones, último trámite para convertir en ley uno de los proyecto prioritarios del primer año del gobierno del Partido de los Trabajadores.

La propuesta de Lula, que llegó al Congreso en abril, recorta los beneficios de los empleados del sector público, y según el gobierno traerá un ahorro de más de 16.000 millones de dólares en los próximos 20 años a las deficitarias arcas previsionales. Ayer, mientras se realizaba la votación en el Senado, la Standard & Poor’s mejoró la nota de la deuda soberana brasileña.

La aprobación del proyecto, que perjudica a los votantes históricos de Lula, contó con el apoyo decisivo del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que deberá entrar en el gabinete de Lula con la reforma ministerial, que se espera para comienzos del 2004.

La propuesta levantó una ola de críticas en el PT y cuatro legisladores que votaron contra están a un paso de la expulsión del partido.

La nueva ley eleva la edad mínima jubilatoria de 48 a 55 años para las mujeres y de 53 a 60 años para los hombres, y determina que los empleados retirados del gobierno nacional paguen una contribución de 11% mensual sobre la parte de la jubilación que supere u$s 490.

Además, coloca el límite de u$s 815 para las pensiones de los empleados contratados después de la sanción de la reforma, y prevé que quienes quieran jubilarse con un valor superior, realicen aportes a un fondo de pensión creado con ese fin.

Por la reforma, los aumentos de sueldo de los empleados públicos dejarán de igualarse automáticamente a los ajustes de los ya jubilados, y las pensiones de los cónyuges se reducirán en un 30% cuando superen los u$s 815.

Los salarios de los empleados públicos nacionales tendrán como límite los 17.000 reales mensuales que gana un juez de la Corte Suprema.

También ayer, el Senado aprobó en primer turno la reforma tributaria con 63 votos a favor y 4 en contra. A diferencia del proyecto previsional, el impositivo sufrió muchas modificaciones en el Senado y los únicos puntos mantenidos intactos fueron los que preservan la recaudación del gobierno nacional y de los estados.