Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Crece la presión contra los ‘hedge funds’

Habría que darle la bienvenida a los planes de la Comisión Europea de redactar una legislación que simplifique para los accionistas el ejercicio de sus derechos a voto entre países. Sería positivo para los nuevos directivos que quieren crear en Europa un mercado integrado de servicios financieros. La Comisión estima que entre 50% y 80% del capital accionario de empresas cotizantes en países como Bélgica, Holanda, Latvia, Hungría y Luxemburgo está en manos de no residentes, lo que refleja la sólida tendencia hacia la globalización de mercados financieros . En España, Italia, Francia y Alemania, la proporción se acerca a 30%. Pero los accionistas a menudo violan las normas de votación nacional y de divulgación de información.

La desigual legislación sobre los derechos de los accionistas en toda la UE empezó a tomar notoriedad durante la pelea pública por el gobierno de la Deutsche Borse. Esto finalmente condujo a la renuncia de Werner Seifert, el CEO de Deutsche Borse, y de Rolf Breuer, director de la junta supervisora, después de una pelea con los inversores de hedge funds por su oferta para adquirir la Bolsa de Londres.

La Comisión quiere para octubre fijar nuevos estándares mínimos para todo Europa, facilitando la votación internacional ya sea por poder, por correo o por e-mail. Pretende eliminar los obstáculos a este tipo votación, como la práctica que restringe la compraventa de acciones antes de las asambleas anuales y que es considerada un desincentivo para la votación. Bruselas también quiere asegurarse que todos los accionistas reciban información completa sobre la cual puedan tomar decisiones.

El documento de consulta de la Comisión sobre los derechos de los accionistas es sensato. Sin embargo, preocupan sus sugerencias de que el préstamo de acciones debe ser más transparente. ¿Se debería exigir a los fondos que informen a los inversores de su intención de prestar acciones y también de transferir derechos de voto? Si Bruselas presiona para que se divulgue más información sobre el préstamo de acciones, para los hedge funds podría ser más difícil seguir sus estrategias de ventas cortas.

La Comisión debería resistir a cualquier tentación de responder a los pedidos provenientes de algunas partes de la UE, especialmente Alemania, para que se tomen medidas enérgicas contra las actividades de los hedge funds. Cualquier intento por parte de un lobby nacional de hacer propias las normas e introducir restricciones al préstamo de acciones o a las ventas cortas será enormemente perjudicial para los mercados de capitales de la UE.

Hasta ahora no hay indicios de que sucederá eso. Pero los políticos alemanes piden con fuerza que se limiten las inversiones de corto plazo, debido a la debacle de la Deutsche Borse. Sería una vergüenza que se terminen haciendo mejoras a los derechos de algunos accionistas de la UE a costa de otros.