Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Alta concentración provincial de las exportaciones del país

Si se toman las primeras 7 provincias, la concentración aumenta a 85%. El fenómeno se agudizó en los últimos años. Santa Fe, el sector que más espacio ganó

Apenas tres provincias argentinas, Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, explicaron 69% de los u$s 34.453 millones que la Argentina exportó en 2004. La concentración se eleva al 85% si el grupo se extiende a las siete primeras, incluyendo también a Neuquén, Chubut, Mendoza y Santa Cruz.

Esas precisiones están incluídas en un trabajo de la consultora Economía y Regiones. Además, el grado de concentración territorial es aún mayor en el caso de las ventas de Manufacturas de Origen Industrial (MOI) y Agropecuario (MOA), donde las tres primeras explican el 74 y el 86%, respectivamente.

En el caso de las exportaciones de bienes primarios y combustibles las exportaciones es menor, por tratarse de la explotación de recursos naturales. En consecuencia, la de por sí escasa “inserción internacional” de las provincias argentinas depende de lo que los economistas llaman “ventajas competitivas estáticas”, difíciles de desarrollar de modo sostenido.

De hecho, el grado de concentración territorial de las exportaciones argentinas se ha venido profundizando con el correr del tiempo, con algunas oscilaciones en la medida que aumenta el peso de las ventas de energía y combustibles, donde el peso de las tres grandes es menor.

En el último quinquenio, la provincia que más aumentó su porción en las exportaciones totales es Santa Fe: cinco puntos porcentuales, para llegar a explicar el 22,5% en 2004, fundamentalmente por el peso del sector sojero y aceitero. En el mismo período, la participación de Córdoba aumentó de 10,8 a 12,1 por ciento.

En definitiva, concluye E&R, más de la mitad de las jurisdicciones presenta una inserción internacional limitada y dependiente de ventajas “estáticas”, basadas en recursos naturales renovables y no renovables.