Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Más enigmático que nunca, Buffett apuesta ahora sus millones a los tradicionales diarios en papel

Warren Buffett, el inversor famoso por apostar a industrias como los ferrocarriles y los seguros, está tratando ahora de obtener algo que otros multimillonarios intentaron sin éxito: salvar el negocio de los diarios en papel. El oráculo de Omaha se mostró convencido de que se trata de un negocio con futuro donde conviene invertir sin dudarlo

Buffett va por más. Y la legión de inversores, que lo siguen como si se tratara de un ser preclaro cuyas decisiones sientan precedente –algo que efectivamente parece ser así– ahora se preguntan por esta nueva estrategia. ¿Comprar redacciones enteras? Lo primero es hablar de su empresa, Berkshire Hathaway, que gastó más de u$s 342 millones en 80 diarios incluido el diario de su ciudad natal, el Omaha World-Herald y los empleó para desarrollar una nueva unidad empresarial.
Es que Buffett no ha terminado. Nunca termina. Si bien el mes pasado la división que creó anunció planes de cerrar un diario que tiene un desempeño malo en Virginia, ha dicho que podría tener previstas más adquisiciones.
Terry Kroeger, el jefe del imperio de diarios de Buffett recién instalado, dirige la empresa desde una oficina en un piso 15 que domina las despejadas calles anchas que forman Omaha, Nebraska. El objetivo, dice Kroeger, es volver a utilizar los diarios para lo que mejor saben hacer: brindar información local urgente que los lectores no puedan obtener en otra parte y obligar a la gente a pagarla. También está creando filiales en sitios Web con auspiciantes empresariales y ramificándose hacia el video en Internet.
“Debemos evolucionar con lo que busca la gente, y pienso que nuestro sector hizo un trabajo deficiente en ese sentido”, dijo Kroeger, de 50 años, en una entrevista.
Kroeger, que comenzó a trabajar en el World-Herald hace 27 años, solía guardar un par de zapatillas de deporte debajo de su escritorio para cortar el césped cuando el pasto alrededor del edificio de oficinas se volvía antiestético. “Al igual que en aquellos viejos tiempos, es esencial cobrar a los lectores la información que ofrecen los periodistas”, dijo.
“No se puede gastar millones de dólares armando algo y después regalarlo”, dijo, respaldando una estrategia adoptada por The New York Times, The Wall Street Journal de News Corp. y la mayoría de los diarios de Gannett Co. Este año, la adquisición realizada por Buffett de 63 diarios a Media General Inc. representa la mayor parte de la unidad de diarios. Tomando como base los estados de cuenta de Media General, estos diarios generaron u$s 299 millones el año pasado, una disminución del 50% respecto de 2006.
“Este año somos rentables”, dijo. “Tengo un alto grado de confianza en que seguiremos siendo rentables también el año próximo. Estamos muy arriba en el sector”.
El “muro pago” –un emprendimiento periodístico que genera recursos en los diarios con material exclusivo– ha contribuido a sostener los ingresos, pese a que el programa se halla todavía en las etapas iniciales, dijo. La tirada del World-Herald, por su parte, ha seguido reduciéndose. Cayó 3,2 por ciento en cantidad de lectores durante la semana hasta 130.932 respecto del mismo período un año antes, según los datos más recientes de Alliance for Audited Media. La edición del domingo se redujo 2,9 por ciento hasta 165.397.
En el diario de Omaha de Buffett, Kroeger está invirtiendo en equipos de video de alta definición, con miras a hacer un programa de deportes online que presente a sus reporteros. Es algo que han intentado los grandes diarios del mercado como The New York Times y The Wall Street Journal. Contrariamente a estas publicaciones nacionales, los diarios de Buffett adoptan, no obstante, un principio simple: toda la información es local.