Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Máquina Buffett Fondos de riesgo crearon un sistema que copia las decisiones del gran inversor de Wall Street

Numerosos fondos de inversión parecen haber encontrado la receta del éxito: copiar al más grande de todos, Warren Buffett, uno de los hombres más ricos del planeta y alto exponente en el arte –o azar– de la inversión en los mercados financieros. Las decisiones del “oráculo de Omaha” han rendido fruto y son un polo de atracción para los novatos

La copia siempre ha gozado de buena salud. Para los clásicos, por ejemplo, copiar a los maestros siempre fue el camino correcto para llegar, también, a la maestría. Pero, ¿qué pasa cuando hablamos de Finanzas? ¿Cuál es el camino que lleva a “recibirse” de inversor experto? AQR Capital Management, una firma que opera 16 fondos de inversión, parece haber encontrado la respuesta. El gigante inversor publicó recientemente un artículo en el que detalla la creación de un proceso sistemático que escoge títulos bursátiles. La referencia no tendría nada de particular de no ser por un detalle esencial: el proceso elige, con una exactitud asombrosa, los mismos títulos que escoge el mejor inversor vivo de todos los tiempos: Warren Buffett. Pero la publicación va más allá: en su argumentación, afirma que este proceso superó los retornos que la empresa de inversión de Buffett, Berkshire Hathaway, obtuvo entre 1976 y 2011. La empresa de Greenwich, Connecticut, declinó indicar si planea lanzar un fondo de inversión basado en su “simulador Buffett”.
Otra firma de inversión británica, no obstante, sí se animó y conformó un fondo que sigue los principios de inversión de Buffett. Keith Ashworth-Lord es el gestor del fondo y el encargado de descifrar al gurú. “Yo soy el aprendiz y él es el mago”, ha reconocido a la prensa.
La manía Buffett ha llegado, incluso, a que el fondo ConBrio Sanford Deland UK lleve la etiqueta de “Buffettology”. En rigor, el fondo que está activamente administrado por Sanford DeLand Asset Management Ltd. busca en el Reino Unido el tipo acciones que interesan a Buffett. Algunas compras recientes incluyen Domino’s Pizza Group, una compañía británica que opera sucursales de la cadena de pizzerías en Inglaterra y en algunos países europeos, y el conglomerado de licores Diageo.
Como fuere, se trata de uno de la larga lista de fondos que se han dado la tarea de emular al fundador de Berkshire Hathaway, considerado uno de los mejores inversores de los tiempos modernos y quien no devolvió llamadas solicitando sus comentarios.
Según reporta el Wall Street Journal, Robert G. Hagstrom, autor de varios libros sobre Buffett, lanzó en 1994 un fondo dedicado a invertir “como él”. Legg Mason compró la operación en 1998. El fondo, ahora llamado Legg Mason Capital Management Global Growth Trust, ha tenido un desempeño inferior al de sus competidores y el índice bursátil Standard & Poor’s 500 en años recientes. La compañía se deshizo este año de la estrategia de inversión explícitamente basada en Buffett, y Hagstrom dejó de gestionar el fondo.
Algunos afirman que es imposible replicar muchos de los factores cruciales para el éxito de Buffett. Según Samuel Lee, analista de fondos que cotizan para Morningstar, “es difícil imitar los hábitos de Buffett, ya que los inversores podrían rechazar a un fondo que tenga acciones que no se aprecian, incluso durante temporadas alcistas”. Y a diferencia de Berkshire Hathaway, apunta, el fondo no contará con los ingresos de compañías de seguros como Geico Corp. que permiten apalancar las inversiones y, posiblemente, magnificar las ganancias.