POR TEMOR A UN QUIEBRE EN LA CADENA DE PAGOS

Fabricantes no aceptan más cheques a 90 días: ahora deben ser a lo sumo a un mes

Si hoy alguien te acepta un cheque a 45 días dale un abrazo grande, porque te hace un favor enorme, confiesa Vicente Lourenzo, secretario de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
A fines del 2011, las empresas del rubro textil, indumentaria, ropa de cama, calzado de hombre y de mujer le pagaban al fabricante con cheques a 30, 60 y para algunos artículos fuera de temporada aceptaban a 90 días, mientras ahora deben hacerlo a 15 y 30 días para que les entreguen la mercadería.


De hecho, la moratoria de la AFIP surge por el estado de necesidad de las pymes, ya que el plan de seis cuotas no alcanzaba, pues el organismo tenía un stock de deuda a cobrar que si no les daba una moratoria tenían que ejecutar al 70% de las pequeñas y medianas empresas, explica Lourenzo.


En las empresas de servicios el cliente trata de bicicletear el pago al máximo, para poder alargar los plazos y así ganar poder adquisitivo. Priorizan la compra de mercadería, para poder tener stock, que al comprar al contado se obtiene un mejor precio. De lo contrario utilizan cheques diferidos, pero la regla hoy es obtener un buen precio de compra, con los mayores descuentos posibles, para así poder salir a vender a un precio competitivo. Si se sale con un valor caro se espanta a la clientela o no se moviliza el stock.


Hace un año los estudios de contadores, de abogados o proveedores de limpieza con abonos mensuales fijos pagaban la factura a las dos semanas, mientras que ahora esperan que les llegue la del mes siguiente para cumplir con la anterior.


Con el sector de logística no ocurre tan a menudo, porque de lo contrario se niegan a bajar la mercadería del camión. Es una rueda, si a vos te lo hacen vos lo tenés que hacer también, de lo contrario no hay cash para cubrir la cuenta bancaria, confiesa el ejecutivo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.


Entre las compras de los particulares, los primeros diez días del mes explota el consumo, al punto que se vende el triple que los últimos diez días, según los cálculos de Gustavo Frencheli, director general de Caja de Pagos, que atiende las cobranzas de 300 pymes de consumo masivo, venta directa, indumentaria y calzado.


Es más, los primeros cinco días del mes es cuando más se vende de todo, en especial las revendedoras de cosméticos, detalla Frencheli.


Ante el aumento de la morosidad, las empresas de servicios se esfuerzan por mandar las facturas el día 1, cuando hace un año lo hacían recién el día 5. Y ofrecen un pago abierto: el cliente puede ir a un Pago Fácil y depositar la plata que tenga en el momento. Por ejemplo, si tiene que pagar una factura de $ 200, puede ir con sólo $ 100, y a los diez días llevar los $ 100 restantes, sin importar el vencimiento. Es una alternativa que se está empezando a usar cada día más, porque la gente muchas veces no puede reunir todo el dinero junto.


Y para las empresas, por su parte, es la única manera que tienen de poder aceptar a este tipo de clientes, ya que varios son de clase media baja y tienen trabajos ocasionales o directamente changas.
Ocurre principalmente con empresas zonales de cable, de limpieza, de Internet o de medicina prepagas del interuior del país, explica el director de Caja de Pagos.