DEBER N INVERTIR ENTRE UN 5% Y 30% EN LA ECONOMIA REAL

Advierten que aseguradoras saldrán a vender bonos para cumplir nuevas normas

Representan alrededor del 40% de la cartera. Analistas creen que podrían desprenderse de u$s 290 millones para marzo y hasta u$s 1.000 millones adicionales para mayo

Las compañías de seguros deberán invertir $7.000 millones en la economía real. Pero el dinero que se coloca en un sector deberá sacarse de otro. Siguiendo la cartera actual de las aseguradoras, el mercado estima que las compañías se desharán de su tenencia de bonos soberanos generando cierta tensión en el mercado de renta fija.


Así lo asegura el banco Credit Suisse en su último informe: El reciente anuncio del gobierno por el cual se requerirá a las compañías incrementar sus inversiones en proyectos de infraestructura productiva podría poner alguna presión vendedora en el mercado de renta fija a medida que las aseguradoras necesiten reducir sus tenencias de bonos soberanos.


De acuerdo con el Plan Nacional Estratégico del Seguro 2020 que anunció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el lunes pasado, las aseguradoras deberán convertir entre un 5% y un 30% de sus inversiones, según el tipo de compañía, en activos financieros de corto plazo a productivos de largo plazo.


Bajo el supuesto improbable que un monto desproporcionado del reequilibrio de la cartera se haga con títulos públicos (lo que consideramos un riesgo dado que el gobierno podría limitar los retiros de los depósitos bancarios de las compañías de seguros por el potencial efecto sobre las tasas de interés), las ventas podrían poner alguna presión sobre el mercado, dice el Credit Suisse, que estima que las tenencias de bonos públicos podrían caer u$s 290 millones ($ 1.373 millones) en marzo y entre u$s 285 millones y u$s 1.000 millones adicionales ($ 4.700 millones) para mayo próximo.


Barclays coincide al indicar que los nuevos requerimientos de inversión se satisfacerán con títulos soberanos y corporativos locales y acciones. La mayor liquidez de los bonos soberanos locales los hace la posición de activos líquidos más probable a ser recortada, dice en su último informe.


Las inversiones a recortar no serán los depósitos a plazo fijo porque espera que el gobierno supervise el proceso (aunque siempre los errores de política son posibles), de manera que los cambios no signifiquen un incremento agudo en las tasas de fondeo bancarias.


Los balances muestran inversiones por $ 67.728 millones, de las cuales 41% estaba colocado en valores del sector público (58,6% comercializables y 41,4% préstamos garantizados), 25,6% en depósitos a plazo, 15,3% en fondos mutuos, 7,1% en bonos corporativos y 3% en acciones. Y según la Superintendencia de Seguros de la Nación, el 0,16% podría considerarse en la economía real.


Los requerimientos de la nueva regulación deberán cumplirse hasta el 31 de marzo de 2013 en un mínimo del 5% y completarla hasta el 31 de mayo de 2013. Estos más de siete meses de plazo podría limitar las presiones sobre el mercado de bonos, según Credit Suisse. Sin embargo, reconocemos que éste es un acontecimiento negativo que se suma a las preocupaciones por la pesificación que ya afectan el mercado de renta fija, dicen los analistas Daniel Chodos y Casey Reckman. Por lo que recomiendan tomar ganancias de la recomendación larga en el Boden 15 y mantener la posición en el Boden 13.