Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fábrega desempolvó una vieja norma para tender un puente de divisas hasta la cosecha

Devolvió los topes a activos en dólares de bancos al nivel de 2005. La medida tiene el potencial de bajar al oficial, al liqui y hasta al blue, al menos en el corto plazo

El titular del Banco Central (BCRA), Juan Carlos Fábrega, revivió una norma suspendida en 2005 para forzar a los bancos a darle las divisas que le faltan para llegar a la próxima cosecha gruesa, momento de mayor liquidación de exportaciones del año. El titular de la autoridad monetaria consigue así que los entidades financieras pongan en juego su patrimonio para sostener al dólar en el corto plazo, con ventas aceleradas de divisas, títulos en dólares y contratos a futuro que prometen bajar al oficial, al contado con liquidación y posiblemente al blue.


La comunicación “A” 5536 publicada en la noche del martes sacudió al sector financiero. Establece que los bancos no podrán tener una “posición global neta de moneda extranjera” superior al 30% de su responsabilidad patrimonial computable (RCP). Este límite existe desde marzo de 2003, fue instaurado durante el mandato de Alfonso Prat Gay al frente del BCRA y suspendido en el 2005, cuando el objetivo era que los bancos se desprendieran de sus pesos. Ayer, se volvió al límite original.


En esta nueva versión se agregó un límite del 10% de la RCP para la exposición a contratos futuros de moneda extranjera.


Según datos del propio BCRA, el promedio de exposición a moneda extranjera del sistema era del 62% a noviembre último. Según un operador bancario, entre las principales entidades, lo normal es un 75% u 80% (con extremos de hasta 140%).


La norma establece un cronograma de aquí a mayo para adecuarse a los nuevos niveles: un 25% de la liquidación deberá hacerse este mes, otro cuarto en marzo, otro tanto en abril y el último tramo en mayo: en plena cosecha que, según calcularon cerealeras frente a Fábrega esta semana, generaría hasta u$s 29.000 millones en el año.


En el mercado, reconocen que la medida es un “conejo sacado de la galera”, que ayuda en el corto plazo. Pero difieren en qué tan corto es el plazo y en el monto que deberán liquidar las entidades: estiman entre u$s 1.500 millones y u$s 3.000 millones de aquí a abril.


Según una mesa, la medida tendrá 3 efectos: entrará divisas al mercado spot, que el BCRA podrá usar para aumentar sus “reservas netas” (aunque no necesariamente sus reservas totales, ver página 1); hará que los bancos bajen el contado con liqui –y, tal vez, arrastren al blue– a través de ventas forzadas de bonos; y achicará las tasas de suba del dólar implícitas en contratos futuros, la única medida del mercado para una “devaluación esperada”.


“Si lo acompaña con medidas fiscales y monetarias, nos cambia el negocio: tenemos que pasar a prestar en pesos a tasas altas”, dijo un operador.

Comentarios1
Thomas Anderson
Thomas Anderson 06/02/2014 10:39:41

No sé qué opinan ustedes, pero si yo tuviera mis inversiones/ahorros en un banco de Argentina, y le exigen tener menos USD, me llevo mis inversiones. Un banco sin USD es un banco sin patrimonio.