perspectivas

Por qué cayó el dólar blue: empresas y turistas liquidaron divisas y enfriaron al mercado

Ante la caída del precio del informal, que quedó en $ 277, casi lo mismo que el dólar tarjeta, y una inflación que ven se desacelerará al 6% el mes próximo, podría no hacer falta subir otra vez la tasa

La caída de $ 5 del blue, de $ 282 a $ 277, más la baja del 1% del MEP y del contado con liquidación, a $ 293 y $ 307, respectivamente, tuvieron dos motivos, en una jornada que el BCRA debió vender u$s 58 millones.

Exclusivo: cuál es la bala de plata de Credit Suisse para salvar al banco

Mundial de fútbol: caen consumos con tarjeta en el exterior y el dólar Qatar entra en revisión 

Blue en picada

En primer lugar, que este jueves fue el cuarto día hábil del mes, el último que tienen las empresas para pagar los sueldos, y muchas necesitan salir a vender posiciones en dólares para afrontar los salarios: las caídas de ventas en términos reales no les dejaron otro margen. 

En segundo lugar, el fin de semana largo que se inicia, con muchos turistas viajando por el país, en especial en la costa Atlántica, que necesitan pesos para las mini vacaciones.

La baja de los dólares paralelos llevó alivio al directorio del Banco Central, que al momento de evaluar si subir o no la tasa de interés de los plazos fijos se encarga de monitorear el comportamiento del billete, porque en definitiva la suba del interés en los depósitos es para que el ahorrista no huya hacia el dólar.

La baja de los dólares paralelos llevó alivio al directorio del Banco Central, que al momento de evaluar si subir o no la tasa de interés de los plazos fijos se encarga de monitorear el comportamiento del billete, porque en definitiva la suba del interés en los depósitos es para que el ahorrista no huya hacia el dólar.

Lo que ven en el BCRA

Por otra parte, se fijan en la inflación esperada para los próximos meses, que la ven en el 6%, por lo cual la tasa mensual del plazo fijo, hoy en 6,25%, sería una tasa positiva frente a la expectativa de lo que se viene y no haría falta subirla nada.

La decisión final será tomada el viernes de la semana próxima después de las 16,00, cuando el Indec revele el dato de inflación de septiembre, que esperan haya rondado entre el 6,5 y el 7 por ciento. Se habría registrado así una mínima desaceleración respecto del mes pasado, aunque fuera 6,9% en septiembre, frente a 7% de agosto.

Suba de tasas

En efecto, otro de los factores por los cuales los analistas atribuyen la baja del billete fue la inminente suba en la tasa de política monetaria del Banco Central, decidido a mantener la tasa en el 75% anual, que da una efectiva del 107 por ciento. Cambiaría el criterio si el dato del IPC supera el 7% de septiembre.

En el BCRA se fijan en la inflación esperada para los próximos meses, que la ven en el 6%, por lo cual la tasa mensual del plazo fijo, hoy en 6,25%, sería una tasa positiva frente a la expectativa de lo que se viene y no haría falta subirla nada

El gran problema que tienen los funcionarios del Banco Central, hoy en sintonía con el Ministerio de Economía a diferencia de la gestión Guzmán, es que no es gratis subir la tasa de interés, ya que aumenta el déficit cuasifiscal, por el costo que deben pagara de intereses por las Leliq, lo que produce mayor emisión monetaria que, a la larga, repercute en un mayor índice de inflación.

Por ende, si el objetivo principal es bajar el costo de vida, la premisa es disminuir el nivel de emisión monetaria. Por otra parte, aumentan los costos de financiación para las empresas y los individuos. 

En todos los aspectos, tanto en los adelantos de cuenta corriente y en el descuentos de cheques, que son las dos vías principales de financiación de las empresas; como en el revolving, como se denomina en la jerga a quienes pagan el mínimo de la tarjeta de crédito, al no poder pagar el total. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.