Informe Monetario

El circulante en poder del público cayó 2,3% en febrero y sigue en retroceso

Tras haber encadenado 12 meses consecutivos de expansión, acumula desde octubre pasado cinco meses seguidos de recorrido contractivo.

El circulante en poder del público volvió a caer en febrero y encadenó así su quinto mes consecutivo en la senda contractiva. Luego de haber crecido de forma ininterrumpida hasta septiembre, registró durante el segundo mes del año una caída de 2,3% ajustado por estacionalidad y a precios constantes. Así lo reveló este viernes el Banco Central (BCRA) a través de su último Informe Monetario Mensual.

El trabajo precisó, además, que el agregado monetario amplio M3 privado se habría mantenido en un nivel similar al del mes previo en términos reales y ajustado por estacionalidad. En términos de su composición, además del circulante en poder del público también realizaron un aporte negativo los depósitos a la vista, que disminuyeron 0,9% en términos reales sin estacionalidad, y los medios de pago, que mantuvieron la tendencia decreciente observada desde el segundo semestre de 2020. En contrapartida, los depósitos a plazo continuaron contribuyendo de forma positiva a la variación mensual.

En consecuencia, indicó el BCRA, el M2 privado completó siete meses seguidos de variaciones negativas a precios constantes.

A través del citado informe, la entidad que preside Miguel Pesce destacó que "los depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado exhibieron, por segundo mes consecutivo, una tasa de variación mensual positiva en términos reales". El crecimiento de febrero, indicó el trabajo, fue de 2,2%. "De este modo, acumularon un aumento de 21,3% en los últimos doce meses", destacó el Central.

"Contemplando la evolución del saldo de las colocaciones a plazo a precios constantes, se verifica que el mismo se encuentra en niveles históricamente elevados. En términos del PIB, los depósitos a plazo alcanzaron un ratio de 7,5% en febrero, que se ubicó 2 p.p. por encima del promedio observado en el período 2010-2019", expresó el Informe Monetario.

Los depósitos a plazo denominados en UVA, que ajustan por inflación, siguieron mostrando un recorrido alcista. Si bien su participación en el total es aún acotada, ya que representan el 3,4% del total, el saldo a fin de febrero alcanzó a $ 86.630 millones, lo que implicó un aumento de 27,9% (unos $ 18.890 millones) respecto al cierre de enero. Dentro de estas imposiciones, las colocaciones tradicionales representan alrededor del 75% del total y el resto corresponde a los depósitos con opción de cancelación anticipada. Si bien ambos segmentos mostraron una tendencia al alza, esta resultó más marcada en el caso de las colocaciones tradicionales, las cuales alcanzaron un nuevo máximo.

El Informe Monetario también mostró que la base monetaria registró, en el promedio mensual de saldos diarios, una disminución de unos $ 4932 millones (0,2%), manteniendo su saldo promedio mensual prácticamente en el mismo nivel del mes previo. Medida punta a punta del mes, en cambio, la base monetaria registró en febrero una caída de $ 72.424 millones.

En el segmento en dólares, recordó el BCRA, los depósitos del sector privado se mantuvieron estables, finalizando el mes con un saldo de u$s 15.664 millones.

Por su parte, los préstamos en pesos al sector privado, en términos nominales y ajustado por estacionalidad, exhibieron en febrero un crecimiento mensual de 2,6%, que sería equivalente a una contracción de 1% en términos reales. La moderación en el crecimiento de los préstamos, argumentó el BCRA, "ocurre en un contexto de paulatina recuperación de la actividad económica, que ha dado lugar a una menor demanda de las líneas de créditos creadas durante la emergencia sanitaria, permitiéndole al BCRA focalizar los esfuerzos de asistencia crediticia a los sectores más rezagados".


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios