Licitaciones

El as bajo la manga de Guzmán para el roll over de septiembre

Un 35% de los vencimientos del mes están en manos de un banco, lo que facilitaría buena parte del trabajo que tiene el Tesoro hacia adelante

El Gobierno cerró el mes de agosto preocupado en materia de renovación de deuda en pesos, ya que no alcanzó a lograr un 100% de financiamiento (se quedó en torno al 98%). Según las distintas consultoras, para lograr cubrir el 40% del déficit fiscal en el mercado de capitales, tal como plantea el Presupuesto, está obligado a conseguir una renovación en torno al 120% de aquí a fin de año. Aunque para algunos economistas ese número está más cerca del 130 por ciento.

Sin embargo, un informe de la consultora Delphos Investment detalla un punto a favor que va a tener la Secretaría de Finanzas, que podría ayudar a que septiembre sea algo más tranquilo. 

"Lo primero que observamos al entrar en el detalle de lo que vence en el mes corriente (aproximadamente $ 441.000 millones) es un monto importante cercano a los $ 154.000 millones correspondientes al TS21, que no es más que un bono en manos del Banco Nación, el cual había sido aplazado durante la gestión de Nicolas Caputo en 2017", destaca el documento.

Guzmán necesita refinanciar deuda por $ 1,3 billones hasta fin de año

En línea con lo anterior, Delphos proyecta: "Al ser un bono en manos del Banco Nación, entendemos que su vencimiento sería tirado para adelante para no comprometer las cuentas nacionales".

Mirando hacia atrás, el documento sostiene que agosto fue "un mes raro", ya que había vencimientos "muy abultados" con preponderancia de tenencia privada. 

Al mismo tiempo, añadieron "la Secretaria de Finanzas fue muy selectiva con los instrumentos a vencer".

Volviendo el análisis al mes que acaba de iniciar, Delphos consigna: "Creemos que septiembre no representaría una complicación para el Tesoro en materia de vencimientos, dado que gran parte de su deuda corresponde a un bono en manos de un banco público". 

"De todas maneras, se requiere un cambio de estrategia ampliando el menú de bonos y letras a ofertar para satisfacer la demanda del mercado y conseguir mejorar el porcentaje de roll over. Sin embargo, la exposición de la deuda en manos de los privados puede tornar exigentes las siguientes licitaciones sobre el final del año, más allá que la tendencia en montos a renovar sea decreciente", advirtieron.

El Ministerio de Economía deberá afrontar su próximo gran desafío en la licitación del 9 de septiembre, donde el riesgo principal se centra en una Lecer cuya tenencia está en un 35% en manos de no residentes. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios